Arturo Estrada
Torreón, Coah.- La única vía para garantizar la supervivencia de Torreón y municipios vecinos es efectuar una inversión de 2 mil 300 millones de pesos para la construcción de un acuaférico, lo que representaría la obra pública estatal más cara de la historia.
Ante la inminente entrada en vigor de una nueva norma oficial para el arsénico, cerca del 80 por ciento de los pozos de la Región Laguna se quedarían fuera de los nuevos parámetros, afirmó el director de la Comisión Estatal de Aguas y Saneamiento, Emilio Bichara Marcos Wong.

Por lo que ahora resulta imprescindible evitar que los pozos se sigan sobreexplotando y al mismo tiempo garantizar que continúe el abasto.

"El proyecto es visto con buenos ojos por la Comisión Nacional del Agua, ve bien que nos traigamos agua de la presa Francisco Zarco, potabilizarla y distribuirla en nuestro estado", dijo.

Dicha presa está en Durango y se alimenta de la Lázaro Cárdenas.

"Hay derechos de agua, que no pertenecen a Durango, sino a toda la región. La CEAS le va a comprar los derechos a Conagua para no perjudicar a nadie, recordando que el agua es federal, no estatal", agregó.

El millonario proyecto ejecutivo está por licitarse.

En la región de El Palmito, Durango, se encuentra la obra hidráulica denominada presa Lázaro Cárdenas, con más de 3 mil millones de metros cúbicos de capacidad, ocupando el cuarto lugar en América Latina y cuya función es regular las aguas del Río Nazas

El problema del arsénico

La Secretaría de Salud pretende reducir los parámetros permisibles de arsénico en el agua potable para México. La intención es que se manejen los estándares internacionales.

"En algunos pozos se registran extracciones de 0.025 y 0.035 partes por millón, y si nos reducen a 0.010 ppm van a quedar afuera el 80 por ciento de los pozos", comentó Bichara Marco Wong.

La Laguna en los últimos años ha enfrentado severos problemas en cuanto a cantidad y calidad del agua,.