Redacción
Desde los tiempos de la antigua Grecia se preparaban mezclas similares a este sazonador, las cuales se empleaban principalmente para acompañar vegetales como cebolla, coliflor, alcachofa, espárrago y brócoli.
La mayonesa es la salsa fría más popular de la cocina, obtenida de la mezcla de yema de huevo, aceite, sal y vinagre o jugo de limón. Puede elaborarse en casa para darle ese toque especial, o bien adquirirse en cualquiera de las diversas presentaciones comerciales.

Pero además del uso que tradicionalmente se le da a la mayonesa, esta salsa también puede sorprenderte con otras aplicaciones que quizá no te imaginabas:

*Cabello acondicionado. Seguramente este tip ya lo has escuchado y, efectivamente, la mayonesa puede servirte para aplicarla en tu cabello y cuero cabelludo, mediante masajes como si aplicaras cualquier acondicionador comercial. Ponte un gorro de baño y espera varios minutos, para luego lavar tu cabello con champú. Verás como recuperará su humedad natural.

* Uñas fuertes. Sólo necesitas sumergirlas en un tazón con mayonesa de vez en cuando, durante cinco minutos aproximadamente. Después, enjuágalas con agua tibia.

* Adiós a las células muertas. Para removerlas, frota mayonesa sobre la zona de tu piel que presenta un aspecto seco y áspero (como los codos y los pies). Déjala actuar durante 10 minutos y finalmente retírala con una toalla húmeda.

* Mascarilla casera. Sí, la mayonesa también puede dejar tu rostro limpio y suave. Sólo aplícala suavemente en tu cara y déjala unos 20 minutos. Al término de este tiempo, retírala y enjuaga con agua fresca.

Como puedes ver, la mayonesa no sólo es deliciosa, sino también un excelente auxiliar de belleza.