La Jornada
Las declaraciones del comisionado se dieron al término de la sesión plenaria, y luego que Alonso Lujambio, María Marván y Jacqueline Peschard emitieron un voto en contra de una de las ponencias de Guerrero, donde instruía a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) difundir el número de militares que conforman el cuerpo de la policía de las fuerzas armadas, integradas por unos 220 mil efectivos.
México, D.F..- El comisionado del Instituto Federal de Acceso a la Información, Juan Pablo Guerrero Amparán, lamentó que "en este gobierno (de Felipe Calderón) el IFAI acompañe decisiones de quitar información que ya es pública y clasificar aquella que por acuerdo tenía aquel carácter".

Las declaraciones del comisionado se dieron al término de la sesión plenaria, y luego que Alonso Lujambio, María Marván y Jacqueline Peschard emitieron un voto en contra de una de las ponencias de Guerrero, donde instruía a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) difundir el número de militares que conforman el cuerpo de la policía de las fuerzas armadas, integradas por unos 220 mil efectivos.

Hasta este día eran públicos los datos estadísticos de los integrantes de las Fuerzas Armadas, de las secretaría de Seguridad Pública y de otros cuerpos de seguridad del país, según criterio establecido por el IFAI a lo largo de seis años en que abordaron resoluciones vinculadas con ese tema.

Sin embargo, los tres comisionados referidos apoyaron el argumento de la Sedena de clasificar por 12 años tales datos. Esa dependencia alegó que la difusión del número de elementos permitiría a "los transgresores de la ley estimar las capacidades operativas y de reacción de las fuerzas nacionales, poniendo con ello en peligro la vida, la seguridad y la salud de sus integrantes".

La Sedena también alegó que al difundir ese dato, el crimen organizado estaría en "condiciones de anticiparse, eludir, obstaculizar o bloquear las operaciones militares que tienen como objetivo proteger la integridad y permanencia del Estado mexicano".

En entrevista, Guerrero advirtió que la reserva "es un absurdo" y con ella se confirma "una tendencia de acompañamiento (por parte del IFAI) de un gobierno cada vez más cerrado". Observó la paradoja de que mientras el gobierno de Barack Obama está abriendo información clasificada por Bush, en México la tendencia es contraria.

Durante el debate hubo momentos de rispidez, en particular cuando Marván reclamó a Guerrero que justo durante el curso del pleno, y no "en los 100 días" que tuvo para presentar la ponencia, revelara datos obtenidos en Internet con los que comprobó el acceso público a datos estadísticos de las fuerzas armadas de Estados Unidos.

Alonso Gómez Robledo, quien apoyó la ponencia de Guerrero, consideró "fuera de lugar" el comentario de Marván, sobre todo "porque siempre pedimos estudios que nos envían (sus asesores) con información comparada", a fin de tener mayores elementos para resolver.

Además, Guerrero comentó que si había aplazado la presentación del recurso, fue porque se lo pidió el propio comisionado presidente, Lujambio, para "empatarlo" con otro recurso similar.

Ante el pleno, Guerrero manifestó su desacuerdo por la tendencia que se cierne sobre el IFAI, y en entrevista sentenció: "En materia de seguridad pública el IFAI ha dejado de ser un contrapeso a favor del derechoa la información y de la ciudadanía".

Y subrayó: Ha sido del orden público que las fuerzas de seguridad del país "están capturadas y penetradas por la corrupción", y el crimen organizado "nos ha mostrado que con la capacidad financiera que tiene es capaz de obtener la información gubernamental que requiere".