Quetzali García
Los intrusos de las pinturas son Willy y sus amigos, los muy monos en lugar de comer bananas, se colgaron de los cuadros de Da Vinci, Picasso y otros talentosos artistas.
¿Sabes diferenciar entre los cuadros reales y los de Willy? Entonces a trabajar amiguito, te vas a divertir con las ocurrencias del chango. Estas obras surgen de la loquera de un famoso escritor y dibujante de libros infantiles: Anthony Brown.

Cerdos, gorilas y osos en el zoológico de Anthony Browne.

Comenzó a dibujar mundos nuevos al lado de su hermano. Aunque al principio era medio violento, pues no podían faltar soldados, piratas, vaqueros y escenas de batallas en sus trabajos del kínder, conforme pasó el tiempo Anthony dejó entrever su talento y el amor por el arte. Siempre en el fondo de la escena aparecían cosas extrañas que a veces no tenían nada que ver con el tema de la escena. Por ejemplo, una tétrica cabeza decapitada que hablaba.

Cuando Browne tenía 7 años, su familia se traslada a Halifax, Yorkshire, donde continua estudiando y dedicándose al dibujo. Se gradúa en el Leeds College of Art con mención honorífi ca y comienza a especializarse en el diseño gráfico. Viaja a Manchester y trabaja como dibujante de temas médicos en un hospital. Esta combinación entre la pintura y la fi gura humana provocarán en el joven Browne un entusiasmo por el orden y la precisión en el dibujo que se evidenciará notablemente en sus futuros libros.