Ramallah, Cisjordania.- Los palestinos lanzaron hoy desde Ramallah 22.000 globos negros -uno por cada día trascurrido desde la fundación de Israel- para conmemorar el 60 aniversario de la "Nakba" ("catástrofe" en árabe), la huida o expulsión de cientos de miles de palestinos a raíz de la proclamación del Estado judío.
Según los organizadores, el objetivo de la acción era oscurecer el cielo sobre la vecina Jerusalén, para simbolizar la tristeza entre los palestinos mientras la población judía celebra el aniversario de su Estado, constituido el 14 de mayo de 1948 de manos de David Ben Gurion. Israel reclama Jerusalén como capital de su Estado, aunque ésta no es reconocida por la comunidad internacional.

En comemoración de la "Nakba", las sirenas sonaron durante dos minutos en los territorios palestinos, al tiempo que se celebraron marchas y concentraciones en numerosos lugares de Cisjordania y la Franja de Gaza. También en Jerusalén cerraron las puertas numerosos comercios regentados por árabes.

Se calcula que unos 700.000 palestinos fueron forzados a abandonar sus casas durante la primera guerra árabe-israelí, que estalló pocas horas después de la fundación de Israel. Según la ONU, el número de refugiados palestinos y sus descendientes asciende ya a 4,5 millones, una tercera parte de los cuales viven todavía en campamentos de refugiados.

El "derecho al retorno" de dichos refugiados continúa siendo uno de los puntos de disputa más difíciles en las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos.

En un discurso televisado, el presidente palestino, Mahmud Abbas, aseguró que la población conmemora el día de la "Nakba" en recuerdo de la "larga y gloriosa lucha" de los palestinos, "cuyo sufrimiento y dolor todavía no ha acabado".

"En esta querida tierra celebran dos pueblos su aniversario, uno el de su Independencia y otro el de su sufrimiento por la catástrofe", afirmó el líder de la Autoridad Nacional Palestina, considerando que sólo el final de la ocupación israelí puede traer la seguridad a la región.

"Nuestra mano sigue estrechada para lograr la paz", añadió Abbas, quien reiteró al mismo tiempo las exigencias palestinas de disponer de un Estado independiente dentro de las fronteras previas a la Guerra de los Seis Días de junio de 1967 y con el sector oriental de Jerusalén como su capital.

Por miedo a que se produjeran disturbios, las fuerzas de seguridad israelíes se encontraban hoy en estado de alerta. La organización islamista Hamas, que controla la Franja de Gaza desde hace casi un año, instó a la población a concentrarse frente a los pasos fronterizos con Israel.

Por la tarde, miles de personas se manifestaron ante el puerto fronterizo de Erez. Según medios hebreos, soldados israelíes dispararon al aire y emplearon gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes.