Washington, EU.- La prensa estadounidense se mostró escéptica este viernes del mensaje del presidente George W. Bush sobre la guerra en Irak, destacando que su sucesor heredará una situación más que caótica.
Para el New York Times el discurso de Bush no marca ningún cambio de estrategia y significa un compromiso a largo plazo en Irak.

"Bush fue claro ayer (...) sobre el hecho de que su único plan consiste en crear la confusión necesaria entre los estadounidenses e intimidar suficientes miembros del Congreso para (...) legar a su sucesor esta guerra desastrosa que jamás debería haber empezado", dijo el periódico en un editorial.

"Ninguna nube de humo puede esconder la verdad: Bush no tiene ninguna estrategia para terminar esta guerra desastrosa y no tiene estrategia para contener el caos que provocó", añadió el diario.

Para el Washington Post, el discurso del presidente estadounidense estuvo marcado por importantes "omisiones".

"Lo que no dijo es que el Pentágono no tuvo otra opción que proceder a estos retiros, a menos que Bush recurra a explosivas medidas políticas como la ampliación de los despliegues (...). Si se hubiese desarrollado peor la guerra, el calendario de despliegues probablemente no hubiese sido muy distinto", estima el Washington Post.

No obstante, el diario señala que no existen "alternativas fáciles a la política actual".

También para el New York Times era inevitable este retiro parcial. "La afirmación de Bush sobre que las cosas se desarrollaban tan bien en Irak que podía 'aceptar' las recomendaciones de su general para una 'reducción' de las fuerzas (desplegadas), es una declaración de charlatán. El ejército no puede mantener los refuerzos (...) sin afectar seriamente a su capacidad de combate", indicó el diario.

Para USA Today, el presidente Bush si cambió de estrategia, en el sentido en que dejó de fijar objetivos.

"Tras haber fijado tantos objetivos y ponerse en evidencia al no alcanzarlos, Bush intenta evitar la misma situación", apuntó el periódico. Pero "el Congreso no está dispuesto a firmarle un cheque en blanco al presidente" añadió.

Por su parte, el Wall Street Journal destaca que "a pesar del escepticismo, la Casa Blanca logró definir globalmente los refuerzos como un éxito militar.

Esto interrumpió momentáneamente la ola de deserciones en el seno del bando republicano". Pero, apunta el periódico, "persiste un gran interrogante: ?puede Bush mantener ese impulso?"

En cuanto al Washington Times, el diario cita a analistas que afirman que el cambio de estrategia del presidente estadounidense podría dar "un nuevo impulso a los republicanos en la carrera por las presidenciales".