Foto: Vanguardia/Especial
La Jornada
Los pacientes en poco contribuyen para mejorar su estado de salud, asevera González Chávez
Cancún QR. Una nueva revisión de los datos estadísticos y epidemiológicos de la Encuesta nacional de salud y nutrición (Ensanut) 2006 corrigió al alza la información sobre diabetes en México, con lo que la prevalencia real de la enfermedad es de 14.4 por ciento, es decir 40 por ciento más de lo que se había estimado inicialmente.

Con esta cifra el país se ubica en el quinto lugar entre los países del continente americano con la mayor prevalencia, incluso por encima de Estados Unidos, aseguró Antonio González Chávez, presidente de la Federación Mexicana de Diabetes.

La situación es grave, pues aunque la enfermedad ya es considerada una epidemia a escala global, se le puede controlar con medicamentos y un estilo de vida saludable. Sin embargo, entre los mexicanos en tratamiento clínico, sólo 5 por ciento mantiene niveles adecuados de azúcar en sangre, comentó.

Esto explica que a pesar de llevar una terapia farmacológica, la mitad de los pacientes padece alguna complicación microvascular (pérdida de visión, daño renal o neuropatía) y 25 por ciento presenta afectación cardiovascular o insuficiencia arterial, la que en un futuro terminará con la amputación de una o ambas piernas.

Lo anterior se desprende de la revisión que investigadores del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) realizaron a la Ensanut 2006, explicó González Chávez.

El especialista señaló que parte del problema se debe a la "inercia clínica" en la que se encuentra el país y de la que participan médicos y pacientes. Los primeros, por su desconocimiento sobre los avances en las terapias -que incluye el uso de insulina en forma temprana- y de los niveles de glucosa que deben alcanzar sus pacientes para garantizar una buena calidad de vida, libre de complicaciones.

Reconoció que también influye de manera negativa el escaso tiempo que se pueden dedicar a las consultas médicas en las instituciones del sector público, y la mala comunicación con los pacientes.

Al participar en el taller de Farmacoeconomía en diabetes, organizado por el laboratorio Sanofi Aventis, González Chávez, también jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital General de México, explicó que en la falta de control, la responsabilidad de los enfermos estriba en que también por falta de información, abandonan los tratamientos médicos y no cumplen con lo esencial: el cambio en su estilo de vida hacia el consumo de alimentos saludables y la realización de ejercicio físico de manera constante. Admitió que en contra de los afectados está la falta de acceso a los servicios de salud.

Al comentar sobre los resultados del estudio del INSP, el experto resaltó que se cumplen muy pocas de las diversas acciones que se deberían realizar en las clínicas y los pacientes por su cuenta, para controlar los niveles de azúcar en sangre.

Así, en el estudio se encontró que aunque a 95 por ciento de los enfermos se les ha prescrito tomar medicamentos, sólo 30 por ciento cumple con las terapias de manera puntual, 1.86 por ciento realiza alguna actividad física, 24 por ciento lleva dieta alimentaria y menos de una tercera parte vigila de manera constante sus niveles de glucosa.

"No basta -dijo- con que el médico extienda una receta y en la farmacia se entreguen las medicinas. Los pacientes deben tener una educación en salud y hacer lo que les toca", como es controlar su peso corporal.

Recordó que el sobrepeso y obesidad afecta a 70 por ciento de la población adulta del país y condiciona el desarrollo de diabetes. Por eso, entre los principales objetivos de las acciones sanitarias está revertir el crecimiento de este problema y reducir su prevalencia.

Con ese fin se promueven entre los ciudadanos los "Cinco pasos por tu salud": muévete, toma agua, come frutas y verduras, mídete (la cintura, para no comer de más) y comparte todo esto con familiares y amigos.