El delantero argentino Martín Palermo (i) celebra su gol, el 2-0 contra Grecia, con el seleccionador, Diego Armando Maradona (d), durante el partido que las selecciones de Grecia y Argentina juegaron en el estadio Peter Mokaba, en Polokwane. Foto EFE/Vanguardia
Polokwane, Sudáfrica.- La selección argentina de Diego Maradona puede dejar dudas en algunas áreas, pero con su apuesta por un estilo ultraofensivo demostró que tiene la receta del gol en el Mundial de Sudáfrica 2010.
Argentina clasificó con puntaje perfecto a octavos, en los que enfrentará el domingo a México, con siete goles a favor y uno en contra, un rendimiento que sorprendió a varios pero fue alabado por muchos más.

La primera fase de Argentina deparó variedad, rotación, jugadas de pizarra y gratas sorpresas que mostraron que detrás de Maradona, el máximo astro del fútbol además de un ídolo nacional, hay un técnico que asume riesgos en busca del gol.

El delantero Gonzalo Higuaín encabeza la tabla de goleadores de la Copa con el "hat-trick" ante Corea del Sur. Los demás tantos fueron marcados por los defensores Gabriel Heinze y Martín Demichelis y el veterano delantero Martín Palermo, en su debut mundialista a los 36 años. A esto se suma el gol en contra del coreano Park Chu-young.

La única mancha en la tabla fue producto de una distracción del central Martín Demichelis en medio del sonar de las vuvuzelas ante Corea del Sur. Pero el defensor del Bayern Múnich tuvo su revancha y abrió el marcador ante Grecia este martes, en un partido que luego selló "San Palermo" sobre la hora con su 2-0.

Contra viento y marea, Maradona decidió llevar seis delanteros a Sudáfrica y dejar de lado su táctica conservadora para salir a marcar goles, aunque ello haya dejado desequilibrado el equipo del medio para atrás.

Argentina muestra todavía algunas deficiencias defensivas, pese a que se corrigieron iniciales, pero como admitió el capitán Javier Mascherano, "esa descompensación también es un beneficio porque el rival tiene que poner más jugadores para defender". "Pero cuando tenés muchos jugadores de mitad de cancha para adelante tenés que estar atento a cualquier contra", alertó.

Y así ocurrió con el cerrado planteo defensivo de Grecia, que prefirió no jugar con tal de evitar el gol pero asustó con aisladas jugadas de contraataque que encontraron mal parada a la barrera albiceleste.

Fue además el primer equipo que le puso una marca personal al "crack" Lionel Messi, quien sólo al final del partido pudo despegarse para volver a disparar al arco y asistir a los atacantes.

Pero otra vez el arquero y hasta el palo le negaron a la estrella del Barcelona la posibilidad de abrir la cuenta en Sudáfrica, pese a que vive su mejor momento con la selección argentina.

"Ojalá que mi gol llegue en octavos", deseó "La Pulga" la noche en que debutó como capitán albiceleste, con el sabor agridulce del triunfo y la ansiosa espera para gritar su primera diana.

Maradona demostró en tanto que es verdad que tiene "23 titulares, 23 fieras, 23 monstruos". Jugados tres partidos, sólo le resta poner a los dos arqueros suplentes y a Ariel Garcé a jugar. Y quedó claro que ni las lesiones, ni las amonestaciones ni el cansancio mermaron la capacidad de fuego argentina.

Cuando faltó Juan Sebastián Verón por molestias, Mascherano y Maxi Rodríguez asumieron el mediocampo y armaron el juego albiceleste. Ante la ausencia del lateralGabriel Heinze, apareció Clemente Rodríguez, quien barrió toda la banda izquierda y sorprendió por su garra y actitud.

Quiso llevar velocidad y juego, y puso a µngel Di María, Javier Pastore y a Palermo. Y con una cantera de delanteros que sumaron 170 goles en sus respectivas temporadas 2009/2010, a Maradona le sobra ataque.

Pero el "Diez" se despega de quienes señalan a Argentina para llegar a la final. "Nosotros no somos candidatos ni favoritos. Sólo estamos para darle alegría a los argentinos, salir a jugar como nos gusta, como nos divierte, algo que creo que está saliendo bastante bien", señaló.

El sueño, sin embargo, está. Maradona quiere seguir escribiendo las páginas de la historia grande del fútbol argentino.