EFE/El Universal
El resultado de estas preferencias es que los progenitores, al menos los del carbonero común o Parus major, alimentan más a los polluelos que tienen más reflectancia ultravioleta.
Un equipo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España (CSIC) ha descubierto que las aves también tienen favoritismos y prefieren a las crías con el plumaje más colorido, frente a los polluelos que resultan menos vistosos.

El resultado de estas preferencias es que los progenitores, al menos los del carbonero común o "Parus major", alimentan más a los polluelos que más "reflectancia ultravioleta" tienen en sus plumas, dado que esta característica es un indicador de la calidad individual en algunas especies.

Alimentar a las crías con los colores más vistosos garantizaría el éxito reproductor de la especie, según los investigadores del CSIC.

Los científicos del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, perteneciente al Consejo, bloquearon la "reflectancia ultravioleta" situada en forma de mancha en la nuca y el pecho y vieron que las crías en las que se había tapado dicha característica habían crecido menos.

El director del trabajo, Ismael Galván, ha explicado que el plumaje colorido en esta especie, y probablemente en otras, sirve para la comunicación entre adultos y polluelos, y para encontrar pareja.

Las conclusiones del trabajo han aparecido en la revista especializada "Nature".