Héctor Bencomo
Una parte muy importante del beisbol son las lesiones. Los planes de un equipo se pueden venir abajo en una tarde si uno o dos jugadores estelares se lesionan, sobre todo si son lanzadores.
El pitcher mexicano Yovani Gallardo ha tenido muy mala suerte en este aspecto. El brillante prospecto de los Cerveceros de Milwaukee será operado el día de hoy de la rodilla derecha y esta será la segunda vez que entre a un quirófano en menos de cuatro meses, ya que en febrero lo intervinieron de la rodilla izquierda.

Gallardo se lesionó el pasado 1 de mayo, cuando chocó con un corredor de Chicago al cubrir la primera base. Se estima que el michoacano perderá el resto de la temporada y su carrera está en duda porque un pitcher depende mucho de sus piernas.

En el 2007 Gallardo debutó con los Cerveceros impresionando no sólo a su manager, también a la fanaticada, con lo que se gano un lugar en la rotación de abridores.

Dejó marca de 9-5 en ganados y perdidos, una efectividad de 3.67 en 20 salidas, 17 como abridor.

Este año inició la temporada en la lista de lesionados y cuando volvió a la actividad abrió tres partidos, dejando efectividad de 1.80, sin ganados o perdidos.

Pero Yovani no es el único jugador mexicano que jugando para los Cerveceros se ha visto envuelto en lesiones graves.

Recordemos que Teodoro Higuera tenía una brillante carrera y un gran contrato cuando se lesionó el manguito rotador de su brazo izquierdo y se perdió toda la temporada de 1992.

Aunque trató de regresar a su nivel, no fue suficiente y en 1994 el manager de los Cerveceros decidieron dejarlo libre y se retiró.

Otro caso
Luis Alonso Mendoza es otro prospecto mexicano que en menos de un año ha saboreado lo amargo de las lesiones.

En septiembre de 2007, cuando debutó con los Rangers de Texas, recibió una línea en la pierna izquierda que lo dejó fuera unos días.

De todos modos le alcanzó para lanzar en seis juegos, ganar uno sin derrotas y dejar efectividad de 2.25.

Eso le valió la invitación para estar con el equipo y ganarse su lugar en la rotación, donde hacía su tercera aparición del año el 23 de abril cuando se resintió del hombro derecho.

Desde entonces ha estado fuera de acción y pretenden que lance cuando menos dos partidos de preparación en las ligas menores antes de volver con los Rangers.

Con Texas jugó otro mexicano que vio truncada su carrera por las lesiones: José Isabel Ceceña.

Surgido de la Academia de Pastejé, el de Ciudad Obregón debutó con los Rangers en 1988 y logró participar en 22 partidos hasta que su codo derecho tronó.

Le hicieron la famosa operación "Tommy John", pero jamás volvió a ser el mismo y poco tiempo después se retiró del beisbol activo.

La lista de lanzadores aquejados por las lesiones es interminable, pero también las historias de aquellos que han vuelto y han consolidado su carrera.

Esperamos que ese sea el caso de Yovani Gallardo y Luis Alonso Mendoza, dos representantes aztecas en el mejor beisbol del mundo.