Londres.-Emma, Geri, Mel B, Melanie C y Victoria, las Spice Girls que revolucionaron el panorama musical en los 90, vuelven a subir a los escenarios el próximo domingo en Vancouver (Canadá), punto de partida de una gira mundial de más de 40 conciertos de la 'girl band' más famosa de los últimos años.
Siete años después de grabar su último disco, estas cinco inglesas anunciaron a finales de junio que volvían a unirse para una gira mundial. En este momento, hay 40 conciertos previstos, desde Los Angeles hasta Sidney pasando por Madrid o Buenos Aires, única ciudad latinoamericana por ahora prevista, a los que podrían añadirse otras etapas más.

En total, 750.000 billetes ya fueron vendidos. En Londres, feudo de las 'Spice', las entradas se agotaron en 38 segundos y las dos fechas añadidas gracias al éxito, corrieron la misma suerte. Por ello, la capital británica recibe un total de 15 representaciones a partir del 15 de diciembre.

La última gira de Victoria Beckham, alias Posh o la 'pija' y esposa del famoso futbolista David Beckham, Geri Halliwell o la Ginger Spice, Melanie Brown, más conocida como Mel B o Scary Spice, Melanie Chisholm, llamada Mel C o la Spice deportista, y Emma Bunton, la Baby Spice, se produjo hace diez años.

En mayo de 1998, en plena gira, Geri anunció que abandonaba el grupo. Las cuatro 'girls' restantes sacaron un tercer álbum en 2000 antes de separarse definitivamente en febrero de 2001.

"La Girl power está de regreso", avisaron las Spice en junio.

"Pensamos que es el buen momento. Esto es para dar gracias a nuestros admiradores", explicó Mel C. "Era ahora o nunca", insistió Geri.


Sin embargo, Mel C., la única de las cinco chicas que ha logrado mantener una carrera en solitario con cierto éxito, estuvo a punto de no participar en este reencuentro ya que confesó que cantar de nuevo viejos éxitos de las Spice como su el "Wannabe" le daba "vergüenza" y estaba "harta" del comportamiento de divas de sus cuatro ex compañeras.

Con un nuevo look, menos natural y más agresivo, estas 'chicas picantes' más que girls, son ya Spice Women, ya que todas pasaron los 30 años, se casaron y algunas se separaron, protagonizaron ciertos escándalos y la mayoría ya fue madre.

Sin embargo, en sus recientes apariciones previas a la gira han demostrado que siguen en forma, guapas e igual de provocadoras.

Su gira está acompañada de un nuevo disco con el best of de sus canciones más conocidas y dos temas inéditos, un documental sobre el grupo y varios contratos publicitarios.

Según la prensa, este reencuentro de las cinco chicas será muy fructífero y les aportará a cada una 14 millones de euros (más de 20 millones de dólares).

Y la cosa no queda ahí.

El grupo será transportado por medio mundo por un Boeing 747 de la compañía Virgin Atlantic que será bautizado en un concurso celebrado en internet.

Unos 500 trajes fueron diseñados para el grupo por el modisto italiano Roberto Cavalli y las Spice tendrán en sus camerinos un espacio para sus Space Kids, ya que cuatro de ellas son madres.

El grupo ya presentó un aperitivo de su concierto en un desfile de lencería de la firma Victoria's Secret, el 15 de noviembre en Los Angeles, donde están ensayando desde octubre, pero fueron criticadas porque cantaron en play-back.

Además, también cantaron en California en una ceremonia a favor de una organización humanitaria, Children in needs, dedicada a los niños con dificultades, que recibirá un porcentaje del single inédito de las Spice Girls, "Headlines", que salió a la venta en noviembre.

La canción fue segunda en la clasificación de los álbumes británicos la primera semana pero pasó al séptimo lugar la segunda semana.

El grupo pop, nacido tras un casting en 1994, conoció un gran éxito con su primer tema "Wannabe" en 1996, que fue número 1 en 30 países, lo cual hizo que muchos compararan el fenómeno con los Beatles.

En cinco años de existencia, el grupo vendió 55 millones de discos.

Eran tiempos de gloria en las que las Spice fueron presentadas al presidente estadounidense Bill Clinton y al sudafricano Nelson Mandela, que las llamó "heroínas".

Geri Halliwell osó incluso pellizcar el trasero del príncipe Carlos de Inglaterra en su primer encuentro, cuando también le estampó un beso en la mejilla que dejó al heredero de la corona británica una inolvidable marca de carmín.