LA JORNADA
Al participar en el Congreso Nacional de Comunicación Indígena, el ex senador Manuel Bartlett Díaz afirmó que las dos principales televisoras del país y las radiodifusoras se equivocan en su evaluación de que la reforma para prohibir la compra de propaganda y publicidad electoral en los medios electrónicos constituye un despojo, porque el presupuesto destinado a la operación de los partidos políticos no es de su propiedad.
México, D.F..- Consideró que el duopolio y las radiodifusoras "se creen dueños de los miles de millones de pesos" que los partidos utilizan en los espots, cuando en realidad estas empresas "le hacen un gran daño a la democracia mexicana, pues el costo que imponen a los candidatos es el canal más eficiente para la corrupción, para tener que acudir al dinero donde esté, del narcotráfico, del crimen organizado, de las trasnacionales, de los intereses".

Durante el congreso, Barlett y el ex senador panista Javier Corral Jurado expresaron su convicción de que la Cámara de Senadores no cederá a las presiones de los consorcios de radio y de televisión, porque tanto la de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de declarar inconstitucional una parte de la ley de radio y televisión como la decisión de los senadores de instalar la comisión especial que revisará este tema fueron resultado de la acción popular y de la participación de intelectuales comprometidos.

"Se detuvo la aplicación de la ley Televisa por el rechazo a los abusos claros de las televisoras y se pudo equilibrar ese poder aparentemente incontrolable e intocable", dijo Bartlett.

A su vez, Corral afirmó que el debate entre los ministros de la Corte también reveló "la indiferencia de los discursos oficiales y los hechos cuando se trata de tomar en cuenta o desentenderse de los pueblos y comunidades indígenas" y desnudó la rapidez y prontitud para atender los intereses comerciales de los monopolios.

Durante el foro que se realizó en la Cámara de Diputados, al que acudieron representantes de radiodifusoras indígenas, Manuel Barlett insistió en que las concesiones para la operación del espacio radioeléctrico son otorgadas por el Estado, "pero los espacios son del pueblo, no del señor (Emilio) Azcárraga y del señor (Ricardo) Salinas Pliego".

Inclusive, en su ponencia el director de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, Luis Héctor Alvarez, también afirmó que en esa instancia "tenemos la convicción de que el espacio radioeléctrico es un bien nacional, que no puede quedar sólo a expensas del poder del dinero o de voluntades políticas".

En la sesión de preguntas y respuestas, una mujer le hizo la siguiente interrogante a Javier Corral:

-¿Cree usted que los legisladores cederán? Ya ve cómo ha criticado (Joaquín) López Dóriga al senador Santiago Creel Miranda.

El ex senador panista primero afirmó que de retractarse los legisladores en la reforma a la ley de radio y televisión esto "se traduciría en un fortalecimiento del poder fáctico" de las televisoras, pero evaluó que el Congreso se mantendrá firme después del mensaje que se envió con la instalación, el viernes pasado, del grupo plural que revisará la citada ley.

Después respondió la parte de la pregunta referente al conductor de noticiario nocturno de Televisa: "¿quién es López Dóriga? Es un lector de noticias al que Televisa le pide que haga un día una cosa y él la hace, y al otro día otra y la hace. Porque son de plastilina, los han hecho de plastilina. Los desdoblan, los ponen a su servicio. ¿Qué es López Dóriga para el periodismo nacional? López Dóriga es al periodismo televisivo lo que Mario Villanueva a la política quizá".

Corral también aprovechó la pregunta para enseguida referirse al programa nocturno denominado Tercer Grado, para ejemplificar la crisis que viven los medios electrónicos. "Este Tercer Grado es la expresión clarísima de qué tan importantes se siente ellos mismos. Los periodistas se entrevistan a sí mismos. Consideran que son tan importantes que ya no se conforman con la tarea de preguntar. cada vez son más actores que procuradores de la información; más analistas y opinadores que interlocutores de la opinión pública".

Durante su exposición Manuel Barlett convocó a los representantes de las radiodifusoras en los pueblos indígenas a defender con la fuerza de sus comunidades lo que esas estaciones representan en el país. "Hagan todo el esfuerzo y lo que sea necesario para defender sus derechos; de ninguna manera acepten nada que no sea lo establecido en la Constitución en materia de radiodifusión".