Foto: Vanguardia/La Jornada
La Jornada
El Antiguo Colegio de San Ildefonso acoge su primera exposición en el país






México, DF. Arriésgate. Aviéntate desde lo alto. No pienses ni te preocupes por nada. Cuando las alas aparezcan en la espalda durante el vuelo, notarás que alguien vela por ti. Palabras escritas sobre una hoja de papel colocadas en un taburete en la obra titulada La prueba del destino, una de las 41 piezas, entre fotografías, instalaciones, maquetas, dibujos, bocetos y pinturas que conforman la muestra Ilya y Emilia Kabakov Angelología: utopía y ángeles, montada en el Antiguo Colegio de San Ildefonso.

Esta es la primera vez que se presenta en el país una exposición del binomio de artistas, nacidos en la entonces Unión Soviética y que ahora radican en Long Island, Estados Unidos.

La muestra, que se inauguró la noche del miércoles, se inicia con un ángel caído. El visitante se encuentra con él apenas unos pasos después de entrar al recinto. Es la utopía, uno de los dos ejes en los que se mueve la exposición. El otro es la reflexión acerca del trabajo artístico, explicó el curador de la muestra José Manuel Springer, durante un recorrido para los medios de comunicación en el que participaron también Emilia Kabakov (su esposo no pudo asistir por cuestiones de salud), el titular del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Rafael Tovar y de Teresa; María Teresa Uriarte, titular de la Coordinación de Difusión Cultural de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); María Cortina, directora de proyectos especiales de la Secretaría de Cultura del Distrito Federal; la promotora cultural Nina Menocal, y Bertha Cea Echenique, coordinadora ejecutiva del Mandato Antiguo Colegio de San Ildefonso.

Alas de utilería, elemento artístico

"La exposición tiene dos ejes: uno es la utopía, la pieza que estaba allá abajo es el ángel caído y ahí empieza el primer eje de la exposición, que es la utopía, es un examen de las utopías, particularmente de la construcción del comunismo en la Unión Soviética. El segundo eje tiene que ver con la reflexión sobre el trabajo artístico, cómo éste se convierte en una manera de expresión de la utopía personal", explicó Springer.

Aquí en la sala número 10 podrán observar los primeros esbozos de la exposición, particularmente hay un elemento artístico que son unas alas, se trata de un objeto que desde su percepción, es común y corriente: son unas alas de utilería, por eso tienen el arnés, pero también es el símbolo de toda la exposición, porque en el título de la pieza que se llama La historia del arte alternativo, los Kabakov nos están dando a considerar la reflexión sobre qué es la historia del arte, cómo se escribe, quién la escribe.

A lo largo de su trabajo en la Unión Soviética, Ilya desarrolló diferentes alter ego, seudónimos, y uno fue Charles Rosenthal, aparentemente un personaje ficticio que murió en 1933, año en el que nació Ilya Kabakov. Lo que la pieza intenta hacernos reflexionar es decir que además de la historia del arte hay una historia alternativa formada por artistas que por alguna razón no llegaron a ser parte del canon, o del museo, se quedaron a la mitad en la trayectoria o fracasaron en sus intentos por llegar al museo, pero también son parte de nosotros.

Los facsímiles de tres pinturas no fueron colocados en las paredes, sino en pedestales, para que el visitante pueda verlos por ambos lados: por delante "son situaciones idealizadas de la medicina, el arte y la educación infantil", que se inscriben en el estilo realista socialista. Por detrás hay unas pequeñas alas de papel.

Representan –señaló Springer– lo que a Ilya Kabakov le parece más importante de esta obra que es, así lo dicen ellos, el milagro en el que se introduce un aspecto abstracto dentro de la obra y es la manera de ir combinando esa historia del arte, la historia del arte de los estilos de vanguardia soviéticos que estaban más enfocados hacia la abstracción. Dentro de una pintura realista introducen un tema abstracto como una forma de dialogar con la tradición modernista rusa.

En la siguiente sala se observa por qué Ilya y Emilia Kabakov están catalogados entre los 10 principales artistas del mundo, como dijo Tovar y de Teresa en su discurso: es la idea de la instalación total.

"Concepto que tiene su inmediato antecedente el de la obra de arte total. En el caos de ellos, Ilya, habiendo tenido una educación literaria, especialista en literatura hispanoamericana, han mezclado entonces la literatura, el teatro, el dibujo y la arquitectura a través de las maquetas".

Están los primeros esbozos de esas instalaciones totales, realizados por Ilya Kabakov mientras vivía en la Unión Soviética. "Son sobre sus ideas respecto de los ángeles, son estos conceptos los que van a ser la fundación de las instalaciones que más adelante van a comenzar a producir, van a tener un grado de complejidad mayor y a formar una especie de teatro, en el que nos vamos a sumergir y perder la división que nos aleja de la obra de arte. Comenzaremos a ser parte de la obra de arte".

También forman parte de este concepto los álbumes de 25 o 30 páginas que cuentan historias, por ejemplo, Surikov el angustioso, Gorojov el bromista o Komarov el volador, "un hombre que imagina que cualquiera puede volar por el hecho de desearlo y que convoca e invita a todo mundo a volar y nos dice cuántas formas hay de volar".

Lugar simbólico

Luego se encuentran tres maquetas, la primera se titula Cómo encontrarse con un ángel, "es emblemática de la exposición, porque propone que el hombre, el ser humano en situaciones de desesperación, busca un ángel. Ilya Kabakov crea una historia, diciendo que lo primero que hay que hacer es buscar un lugar que está entre mil 400 metros de altura, y elevar unas escaleras que están hechas de una aleación metálica que le permite llegar al ángel y buscar un consuelo y una inspiración que lo lleve a seguir sus metas".

La segunda maqueta, es el ángel, pero ha caído al piso. "Es un ángel que había querido entrar a un museo y al no lograrlo se proyectó al piso. La instalación en esta maqueta es una forma de llamar la atención sobre un hecho que quizá haya sido accidental, pero en la obra de Ilya y Emilia Kovakov tiene un lugar simbólico".

La tercera maqueta es La prueba del destino, las instrucciones escritas sobre papel que se encuentra sobre un taburete con un ángel que pende de un hilo desde la tapa: arrojarse al vacío para ver si salen alas y así evitar la muerte.

Al final una pequeña caseta donde el visitante podrá observar uno de esos milagros que proponen estos dos artistas.

Ilya y Emilia Kabakov. Angelología: utopía y ángeles terminará en enero de 2015 en el Antiguo Colegio de San Ildefonso (Justo Sierra 16, Centro Histórico).

Como parte de la muestra ayer se realizó un diálogo de Emilia Kabakov con José Manuel Springer y Matthew Jesse Jackson, y los días 24 de septiembre y 29 de octubre, en el contexto de las Noches de Museos, se proyectará la cinta Ilya y Emilia Kabakov: enter here, dirigida por Amei Wallach.