Pekín, China.- La vídeo-consola de tercera generación Nintendo Wii ha sido el regalo más buscado para el Año Nuevo lunar en China, a pesar de contar con un pequeño inconveniente: todavía no se comercializa en el país, al menos de manera oficial.
Por ello, los chinos han tenido que acudir al mercado negro para hacerse con el codiciado regalo, así como para adquirir cualquier juego de la marca japonesa.

En grandes ciudades, como Pekín, los incondicionales de Nintendo han adquirido el producto sin contar con el manual de instrucciones en chino y sin la posibilidad de acudir a un servicio técnico.

Por una Wii han llegado a pedirse 3.000 yuanes (417 dólares o 287 euros), alrededor del 20 por ciento más de lo que se paga de media en el resto de países.

Las máquinas llegan al consumidor "hackeadas" convenientemente para que la consola pueda leer juegos piratas, que las mismas tiendas venden al jugoso precio de 10 yuanes cada uno, poco más de un euro y de un dólar, al cambio, cuando estos mismos juegos oficiales rondan los 50 euros.

Efe ha podido comprobar como las vídeo-consolas están expuestas y anunciadas sin temor en escaparates de Pekín.

Zhang, un dependiente de uno de estos establecimientos, la ofrece hoy a sólo 2.150 yuanes negociables "porque ya ha pasado el año nuevo".

Preguntado por Efe acerca de las ventas acumuladas de la consola de Nintendo en las últimas semanas, sólo acierta a sonreír y reconocer que "hay muchas Wiis y a la gente le gustan mucho".

Un joven chino que acaba de adquirir la suya asegura que la va a compartir con su novia, "sobre todo para jugar a juegos de deportes", explica con los ojos brillantes.

Nadie sabe exactamente cuántas vídeo-consolas se han vendido en China en este período, aunque el goteo es constante y las estanterías de los establecimientos que las venden tienen que rellenar las estanterías día tras día.

La mayoría de máquinas provienen de Japón, dónde son adquiridas para ser revendidas en el mercado chino, aunque se da la paradoja de que Nintendo, previamente, las produce y ensambla en plantas de la propia China.

El presidente de Nintendo, Satoru Iwata, explicó el pasado mes de octubre que la vídeo-consola saldrá a la venta durante 2008 tanto en China como en Corea del Sur, una vez se hayan solucionado los problemas de distribución en todo el mundo que tiene la Wii por su enorme demanda.

La Wii fue lanzada en 2006 y ha sido un éxito en todo el mundo, con más de 20 millones de unidades vendidas y liderando el mercado de las denominadas "consolas de tercera generación", por delante de competidores como la Playstation 3 de Sony y la Xbox 360 de Microsoft.

Con este nuevo modelo, la compañía nipona ha logrado llegar a un público más amplio, ya que la consola permite, además de jugar, seguir cursos de idiomas y clases de yoga, lo que ha atraído a personas mayores y al público femenino japonés, dos grupos tradicionalmente no interesados en las vídeo-consolas.