El Universal
De un universo de 400 encuestados se expuso que en el caso de los diputados, 44% consideró que su labor es mala frente al entorno económico que vive el país; en el caso de los senadores, la calificación pésima bajó de 38% a 32%, lo que significó un incremento del concepto de malo que subió de 39% a 42% en un año
México.- Diputados y senadores' son los peores calificados por empresarios del país con un desempeño que va de 'malo a pésimo', informó, Agustín Vargas, socio a cargo de la Práctica de Impuestos y Legal de KPMG. 

Tal calificación es parte del estudio 'Perspectivas de la Alta Dirección en México 2012', realizado por la consultora en su apartado que evalúa los diversos niveles de gobierno. 

De un universo de 400 encuestados (directivos de empresas de todos los tamaños, industrias y regiones del país), se expuso que en el caso de los diputados, 44% consideró que su labor es mala frente al entorno económico que vive el país. 

'En menor porcentaje pero con un índice alto, 42% eligió que era pésimo. En 2011, la percepción para los mismos era mala en 37% (menos a la de 2012) mientras que la pésima era superior (48%) a la actual'. 

Sólo 1% dijo que era bueno, 13% regular y 0% excelente, datos que no mostraron cambios con la encuesta del año previo. 

En el caso de los senadores, la calificación pésima bajó de 38% a 32%, lo que significó un incremento del concepto de malo que subió de 39% a 42% en un año. 

Para este sector de legisladores, su trabajo en el momento económico referido, tuvo un repunte positivo al crecer de 20% a 22%, aunque solamente 4% le dio el beneficio de bueno, pero sigue desierta la casilla de excelencia. 

'Parte de estas opiniones son un reclamo al Poder Legislativo en cuanto a la lentitud del proceso de reformas en un entorno de crisis y siguen sin vislumbrarse las acciones que se esperarían', detalló el experto. 

En la escala reprobatoria les siguen los gobierno estatales, de quienes se dijo su participación es regular con la anuencia de 37% de los encuestados, pero 35% más dijo que era mala, 18% pésima, 9% buena y 1% excelente. 

'Queda expuesta la baja valoración que los empresarios tienen en los gobiernos estatales y de la escasa comunicación, incentivos y esfuerzos que son una constante', dijo. 

Gobierno federal, aplicado

El gobierno federal fue el más aplicado de acuerdo con el estudio, al ser el único en alcanzar el casillero de bueno con 46%, lo que representa una mejora de 16% comparado con 2011, cuando obtuvo la confianza de 32%. 

El trabajo realizado por la máxima instancia gubernamental también alcanzó un índice de regular donde se alinearon criterios de 35%, que frente al 43% del estudio anual previo, era la máxima calificación. 

Cabe mencionar que 7% piensan que su actuación fue excelente, pero 10% la tachan de mala y 2% de pésima. 

Otro dato relevante del cuestionario presentado, es que 51% de los directivos cree que las elecciones (incluso su resultado), tendrán un impacto nulo en la competitividad de las empresas; 30% supone que tendrán un impacto negativo y sólo 19% espera algo positivo.