El rostro de las figuritas de Lego se ha ensombrecido, o al menos eso afirma un estudio de la universidad de Canterbury, en Nueva Zelanda.Foto toysnbricks.com
Expertos examinaron 6,000 ejemplares del fabricante danés de juguetes y observó que el número de sentimientos negativos que expresan sus caras ha crecido.
Wellington, Nueva Zelanda.- El rostro de las figuritas de Lego se ha ensombrecido, o al menos eso afirma un estudio de la universidad de Canterbury, en Nueva Zelanda.

Un grupo de expertos examinó 6,000 ejemplares del fabricante danés de juguetes y observó que el número de sentimientos negativos que expresan sus caras ha crecido.

Lego, en cambio, no considera justificadas las críticas. "Nosotros no apoyamos la violencia. Siempre combinamos los conflictos con humor", dijo hoy el portavoz Roar Rude Trangbaek.

Según el director de la investigación, Christoph Bartneck, el cambio en los rostros de las figuras se debe a la orientación temática de los sets de Lego.

"Nuestra impresión es que cada vez se tematizan más los conflictos. Con frecuencia, la lucha de una fuerza buena contra una mala", agregó el director del centro de investigación del HITLab.

Los rostros de las figuritas presentan distintas facetas: "Los personajes buenos pueden sufrir durante el combate, mientras que los malos sonríen con suficiencia", señala Bartneck.

El experto insta por eso a la compañía a esforzarse por buscar expresiones faciales adecuadas y analizar qué efecto tienen éstas en los niños.

El portavoz de Lego sostiene, en cambio, que la variedad de expresiones faciales facilita el juego a la hora de recrear escenas más complejas.

Según sus propios estudios, a los niños de entre 5 y 9 años les gusta recrear conflictos jugando. "Así, tenemos al policía que atrapa al estafador", señala.

No obstante, también hay límites. "No queremos guerras modernas ni armas modernas. El tema del juego no debe ser la violencia, sino centrarse en los conflictos", sostiene Trangbaek.