Universal
Los Angeles, California.- El ex presidente de México, Vicente Fox, advirtió ayer que no piensa retirarse de sus convicciones, ni de su militancia política y que no piensa frenar, ni detener el paso "para que no me alcancen mis enemigos".
"Marta y yo no nos vamos a retirar. Vamos a luchar hasta el último de nuestros alientos. Porque, quien se retira y se detiene, empieza a morir. Y a quien frena el paso, le alcanzan sus enemigos", dijo Fox en alusión a su peculiar huida hacia ninguna parte para tratar de escapar del torrente de críticas y polémicas que le han perseguido en el curso de los últimos días a raíz del escándalo provocado tras la publicación de las fotos de su rancho en San Cristóbal.

"Yo ya no me voy a detener a discutir el pasado. Hubo errores, pero también aciertos. Y hoy sólo miro para adelante. Hoy sólo miro y me concentro en mi misión de defender los valores de la libertad y la democracia contra los populistas como los Hugo Chávez, los Evo Morales o los López Obrador en México o América Latina", dijo Fox para mostrarse a sí mismo como un paladín de la democracia y desmarcarse de las acusaciones de enriquecimiento inexplicable y corrupción que le han perseguido a lo largo de su gira por los Estados Unidos.

"Hoy formo parte de la Internacional Demócrata de Partidos de Centro. Y desde ahí estaré en mi trinchera. Yo quiero estar en el frente de batalla y seguir cabalgando pero ya no sólo, sino con Marta a mi lado.

Quiero poner mi granito de arena a la hora de defender estos valores humanistas y democráticos en todo el mundo", aseguró.

La intervención de Vicente Fox, en el marco del Primer Encuentro Nacional del PAN en Estados Unidos, tuvo un carácter caótico y tumultuoso con la intervención de varios espontáneos que le gritaron "ladrón" o "traidor a la democracia" y le exigieron cuentas por la ausencia de pudor a la hora de posar para una revista para alardear de su riqueza.

En todos los casos, la policía privada que resguardaba y vigilaba la seguridad del ex presidente y del acto organizado por los militantes del PAN, se encargó de reducir y expulsar a quienes osaran repudiar la presencia de Fox, que se vio en todo momento arropado por un pequeño grupo de incondicionales que gritaban "¡fuera!... ¡fuera!... ¡fuera!" a todo aquel que intentara cuestionar la herencia del guanajuatense y su supuesta riqueza tras el fin de su mandato.

"Yo ya he dicho que estoy dispuesto a que se me investigue a partir de mis declaraciones patrimoniales. Todo está en las declaraciones patrimoniales y todo es público desde hace 14 años porque fui el primer funcionario público en México que hizo pública su declaración patrimonial. A El Universal le he invitado por escrito a que investigue mi patrimonio y si tienen alguna aclaración o denuncia, pues por favor que la hagan", aseguró.

El ex presidente se negó rotundamente a responder o valorar la decisión de algunos militantes del PAN o funcionarios del actual gobierno que han decidido respaldarlo en la defensa de su honradez, pero no a su esposa. Molesto, Fox pidió pasar a la siguiente pregunta con el fin de eludir cualquier pregunta relacionada a las denuncias con un presunto caso de enriquecimiento inexplicable y corrupción.