La lista de artistas incluye además a la compañía de danza de Los Angeles, Contra-Tiempo, quienes con su fusión de salsa, Hip-Hop, ritmos afrocubanos y teatro serán los encargados abrir el festival.
Nueva York, EU.- El cantautor argentino León Gieco, el cubano Carlos Varela y la peruana Susana Baca serán algunos de los artistas que se presentarán en el popular Festival Latino Chase de Queens, que este año se celebrará del 29 de julio al 8 de agosto.

Artistas de Argentina, Chile, Colombia, Cuba, Ecuador, Guatemala, México, Perú, Puerto Rico, Venezuela y EU serán los encargados de marcar el ritmo con su música, danza, poesía y comedia en el Parque Flushing durante la decimocuarta edición del festival, informaron hoy los organizadores.

La lista de artistas incluye además a la compañía de danza de Los Angeles, Contra-Tiempo, quienes con su fusión de salsa, Hip-Hop, ritmos afrocubanos y teatro serán los encargados abrir el festival.

Colombia estará presente con Lucia Pulido, una intérprete de los ritmos tradicionales de su país, así como con el cantante Jorge Velosa, exponente de la carranga, un género de música folclórica surgida en el departamento de Boyacá en los años 70, que dio a conocer junto al grupo Los carrangueros.

El grupo neoyorquino Pistolera, con su propuesta de rock, cumbia y merengue, la cantante de jazz chilena Claudia Acuña y el músico y compositor venezolano Aquiles Báez, intérprete del folclor de su país, también se presentarán durante los nueve días del festival.

"Siendo el único festival latino multidisciplinario en Nueva York, buscamos representar en nueve días la diversidad de la cultura latinoamericana", dijo Claudia Norman, directora artística del evento, en un comunicado de prensa.

"Creo que es importante reunir a los artistas que visitan EU con los que residen aquí para exponer a las audiencias al pasado, presente y futuro de las culturas representadas en cada espectáculo", agregó.

Por su parte, Jeff Rosenstock, director ejecutivo del teatro del parque Flushing, comentó que el festival "celebra los legados culturales de las comunidades que viven en Nueva York y acoge a los artistas internacionales y locales".

Rosenstock reconoció que el éxito del festival se debe en gran parte al trabajo y visión de Norman, quien desde 1999 ha traído al evento a más de 200 compañías y artistas de reconocida trayectoria.