Foto: Agencias
Madrid.- El atunero español "Alakrana", capturado por piratas somalíes en el océano Indico hace seis semanas, quedó hoy libre y sus 36 tripulantes están "sanos y salvos", anunció en Madrid el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero.

"El pesquero navega libremente a aguas más seguras", dijo Zapatero, para agregar que los marineros, 16 de ellos españoles, se encuentran bien. "Están libres y vuelven a casa", señaló. El jefe de gobierno reconoció, asimismo, que han sido "semanas muy duras".
Madrid.- El atunero español "Alakrana", capturado por piratas somalíes en el océano Indico hace seis semanas, quedó hoy libre y sus 36 tripulantes están "sanos y salvos", anunció en Madrid el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero.

"El pesquero navega libremente a aguas más seguras", dijo Zapatero, para agregar que los marineros, 16 de ellos españoles, se encuentran bien. "Están libres y vuelven a casa", señaló. El jefe de gobierno reconoció, asimismo, que han sido "semanas muy duras".

Zapatero no dijo si se pagó un rescate, pero un portavoz de los piratas, Ali Dhere, aseguró en declaraciones a la Agencia Alemana de Prensa (dpa) en Somalia que los secuestradores recibieron cuatro millones de dólares (unos 2,7 millones de euros).

"Además acordamos con el gobierno español que nuestros hombres detenidos allí serán puestos en libertad", agregó Dhere en relación con los dos piratas capturados dos días después del secuestro por una fragata española y que luego fueron llevados a Madrid, donde siguen en prisión.

Sin embargo, versiones extraoficiales apuntan a que la solución a la que se llegó con los captores no implica la puesta en libertad o el traslado inmediato de sus dos secuaces detenidos en España.

Según el diario "El Mundo", los secuestradores sí recibieron la "garantía" del gobierno español -a través de su embajador en Kenia, Nicolás Martín Cinto- de que estos dos piratas serán devueltos a su país de origen más adelante.

Precisamente el lunes, la Justicia española decidió el procesamiento de los dos corsarios, acusados de 36 delitos de detención ilegal, uso de armas y robo con violencia.

El juicio podría celebrarse en la Audiencia Nacional en dos semanas. El caso, que podría acabar con la expulsión a Somalia de los piratas, va así camino de convertirse en el más rápido en la historia judicial española para delitos de este tipo.

El "Alakrana" permanecía en manos de los piratas desde el pasado 2 de octubre.