Eindhoven.- El Fenerbahce empató sin goles contra el PSV y sumó un punto que puede ser decisivo en su lucha por hacerse con la otra plaza que da acceso a los octavos de final.
Los equipos de Ronald Koeman y Zico, tal vez porque se jugaban gran parte de su futuro en la Liga de Campeones en este duelo, ofrecieron una primera parte para olvidar, más preocupados de proteger su portería que de atacar.

Hubo muy poco futbol y muchas interrupciones. Abundaron las faltas, los errores en el pase y los pelotazos, y escasearon las ocasiones de gol. No hubo ninguna clara durante todo el primer tiempo.

El PSV de Salcido, quien jugó todo el partido, se hizo dueño del balón en la recta final del partido y acorraló a un rival agazapado en su terreno, pero de nada sirvió.