Nueva York, EU.- La actriz estadounidense Lindsay Lohan se reintegró a la vía pública tras permanecer internada en un centro de rehabilitación y afirmó que está intentado mantenerse alejada de las malas influencias, según publica hoy la revista "People".
Cuatro meses después de haber completado un tratamiento contra las drogas en el centro de rehabilitación de Cirque Lodge, en el estado de Utah, Lohan ofreció su primera entrevista.

La protagonista de "Mean Girls" ("Chicas Malas", 2004) afirmó que está intentando encaminar su vida, alejándose de las malas influencias y las personas equivocadas.

"Hay amigos con los que he dejado de salir porque han tomado caminos diferentes", dijo Lohan, de 21 años. "Pero, es difícil, porque soy de la clase de personas que quiere confiar en todo el mundo", agregó.

Lohan debutó en el cine a los 11 años, en el film "The Parent Trap", de Disney, estrenado en 1998.

La actriz admitió que le gusta tener amistades, pero que en este momento prefiere estar sola y dedicarse a escribir en su diario y mirar televisión.

"Esto no significa que no volveré a una discoteca nunca más, porque estaría mintiendo", confesó.

La joven lamenta que su imagen se haya deteriorado en los últimos meses y la gente crea que "no tengo la cabeza en su sitio" y que "que no soy una buena persona... porque de hecho lo soy", concluyó.