Agencias
Buenos Aires.- Lionel Messi, delantero del Barcelona y la selección de Argentina, dijo que "no me desvela" la posibilidad de ganar el Balón de Oro de la FIFA.
"A mí me preocupa más lo que le pasa al equipo y no lo que me pase a mí", dijo Messi.

Messi agregó que aunque se muestra desinteresado por el tema "al hablar de un premio siempre se lo daría a Diego Maradona".

El ganador del Balón de Oro, entre cuyos favoritos figura Messi, al igual que el brasileño Kaká (Milán), será conocido el 17 de diciembre en Zurich.

Por otra parte, Messi admitió que su equipo, el Barcelona, le está faltando "agresividad" y que, por eso, le cuesta ganar de visitante.

"Cuando jugamos fuera del Camp Nou los equipos rivales se nos meten atrás y nos salen de contraataque y nos complican", dijo el jugador.

Además, expresó que le sorprenden "un poco" las críticas que recibe el entrenador, Frank Rijkaard, y que confía en que el holandés "encontrará soluciones" para el momento que atraviesa el equipo.

"Lo que deseo es que lo dejen trabajar porque él puede solucionar este problema. Mira, después de todo lo que perdimos fuera de casa, que fue bastante, sólo estamos a cuatro puntos del Real Madrid. Rijkaard tiene la madurez para encontrar respuestas a lo que nos está pasando", afirmó Messi.

Messi también reconoció que el partido del sábado ante el Getafe, que terminó en derrota por 2-0 "fue el peor partido" que jugó en su vida en el Barcelona.

"No me salió una. Ni un pase. Ni una gambeta. Era frustrante. Y quería jugar enseguida otro juego para así parar con las críticas sobre todo al equipo. Pero bueno, hay que esperar".

Rescató el hecho que el equipo parece andar mejor en la Champions League. "No nos está costando tanto jugar de visitante y eso se nota en la tabla. Por eso confío en que todo se va a dar vuelta".

Messi se ilusiona con un fin de año "repleto de felicidad" y rodeado de sus seres queridos, "con la selección puntera en las eliminatorias y con el Barcelona en la Liga y en octavos de Champions".