Claudia Olinda Morán / Vanguardia
Saltillo, Coah.- En tanto en Saltillo aún se debate sobre el retraso en la construcción de la planta tratadora, se cuestiona el cobro ciudadano y se pide la intervención del Estado para encontrar mercado para las aguas tratadas, en Ramos Arizpe la planta recicladora iniciará su funcionamiento el 15 de febrero.
Al respecto, el alcalde Ricardo Aguirre Gutiérrez anticipó que ya hay al menos cuatro empresas interesadas en adquirir el líquido, cuya venta hará autofinanciable el proyecto para la reutilización de las aguas negras que actualmente se vierten en los arroyos.

La planta tratadora de Ramos Arizpe fue licitada en mayo de 2006 y este mes iniciará su funcionamiento, y en marzo, la venta de aguas tratadas para uso industrial y de riego, dando inicio a una concesión de 25 años con la empresa TESA, indicó el Alcalde.

El agua tratada tendrá un costo de entre 6 y 7 pesos el metro cúbico, mismo que incluye las conducciones necesarias para llevar el líquido hacia donde se requiera.

El agua que actualmente compran las empresas a la Comisión Nacional del Agua tiene un costo de 15 a 20 pesos por extracción del metro cúbico, por lo que aseguró, tendrá un precio competitivo ante los industriales.

Durante la tromba del año pasado hubo daños a uno de los colectores, lo que ocasionó algunos retrasos, sin embargo, dijo el Alcalde, la planta estará tratando de 80 a 100 litros por segundo y en un año alcanzará su capacidad máxima de 160 litros por segundo.

La inversión total fue de 50 millones de pesos, misma que será recuperada en 5 ó 6 años, con una participación en los ingresos de 75 por ciento para el Municipio y 25 por ciento la empresa.

Sin embargo, si se supera el procesamiento de 160 litros por segundo, las ganancias serán inversamente proporcionales, es decir, 75 por ciento para la empresa y el 25 por ciento para el Municipio.

A Ramos Arizpe el saneamiento de aguas residuales le costará 450 mil pesos mensuales y se estima en un año y medio habrá ganancias asociadas a la venta del agua tratada.

En caso de que no se venda el agua, el Municipio pagará la mitad del costo de operación y la empresa el resto, sin embargo, el Alcalde asegura que al menos hay 4 ó 5 empresas interesadas.