El 15 de abril de 1989, en el partido de Copa entre el Liverpool y el Nottingham, 96 jóvenes hinchas murieron aplastados en la tribuna del estadio de Hillsborough en Sheffield.
Liverpool.- Decenas de miles de personas recordaron hoy en Liverpool y en todo Reino Unido a las víctimas de la tragedia de Hillsborough, de la que se cumplen 20 años.

La tragedia, de la que se culpa a los errores policiales y a las vallas altas alrededor de la cancha, es el más grave en la historia del fútbol británico.

En el estadio del Liverpool, Anfield Road, tuvo lugar hoy una ceremonia de duelo con la presencia del que era entrenador del equipo en aquel momento, Kenny Dalglish, que llevó al equipo al último título de Liga en 1990, y del actual capitán "red", Steven Gerrard, cuyo primo murió en la catástrofe con sólo diez años. Fue la víctima más joven de las 96.

Por cada uno de los fallecidos se encendió una vela. A las 15:06 horas locales, cuando se suspendió el partido, el tráfico en Liverpool se paró y sonaron las campanas de la catedral y de los edificios públicos.

También en Sheffield y Nottingham se guardó un minuto de silencio al mismo tiempo.