Notimex
México.- El cardenal Norberto Rivera se pronunció por una buena administración de las riquezas para que se multipliquen y se distribuyan con equidad y justicia, a fin de que los seres humanos tengan oportunidad de una vida digna.
En su homilía en la Catedral Metropolitana, consideró que la riqueza no puede ser solamente la posibilidad de dar ayudas o donativos.

Ese principio del Evangelio también vale "a los países y los organismos internacionales que con habilidad y responsabilidad pueden lograr el desarrollo y el progreso de los pueblos y evitar así que con movimientos financieros y especulaciones se sumerja a los países del tercer mundo en una mayor miseria", indicó.

Según él, la fuga de capitales impide abrir nuevas fuentes de empleo y de crecer en salud, educación y vivienda, por lo que con buenos administradores es posible combatir el hambre, las enfermedades, la ignorancia y la falta de vivienda, así como avanzar en la ciencia y la tecnología que dignifiquen la calidad de vida.

Un buen administrador es aquel que no tiene las riquezas para acumularlas, sino que tiene la habilidad de transformarlas en fuentes de trabajo, de alegría y desarrollo para lo demás, expuso.

Durante la ceremonia religiosa se oró por los banqueros a fin de que "descubran el verdadero sentido social del dinero y devuelvan a la sociedad los beneficios que de ella han recibido".

También se pidió para que los gobernantes del mundo trabajen en pos de una distribución justa de la riqueza que proporcione una calidad de vida digna.

Por otra parte, en el semanario "Desde la fe" se publicó un desplegado firmado por 63 obispos y arzobispos del país en la que se manifiesta el apoyo del Episcopado Mexicano hacia Rivera Carrera.

"Durante los últimos meses hemos estado pendientes de la campaña de agresiones e insultos orquestada en su contra y que usted no merece. Los obispos unánimemente aprecíamos su testimonio y el sufrimiento correspondiente. Queremos que sienta nuestra cercanía, queremos que sienta que no está sólo", señala el documento.

Al concluir la homilía, una ama de casa protestó ante el altar principal de la Catedral Metropolitana contra Rivera Carrera, porque a su juicio el prelado interviene en asuntos políticos y lo acusó de ser cómplice del alza de precios.

Julia Cruz, quien negó tener filiación política alguna, fue retirada sin violencia por elementos de seguridad del templo.

En su oportunidad el presidente del Colegio de Abogados Católicos, Armando Martínez Gómez, reconoció que no se puede impedir la entrada a nadie a la iglesia, pero sí se les puede exigir respeto a los demás fieles que van a escuchar la homilía del cardenal.