La Jornada
Una de las reglas de la diplomacia es la discreción, dice el escritor al representante venezolano
MÉXICO, D.F.- En respuesta a las declaraciones del embajador de Venezuela en México, Roy Chaderton Matos -quien se quejó que el escritor Carlos Fuentes asume una actitud racista hacia el presidente de su país, Hugo Chávez-, el autor de "Aura", aseguró que el diplomático hizo mal al criticarlo, y lo consideró un "bufón".

En una misiva enviada a un diario de circulación nacional, Carlos Fuentes indicó que Chaderton hizo mal en criticarlo, por sus comentarios respecto del Mandatario venezolano, ya que una de las reglas de la diplomacia es la discreción.

Como se recordará, el jueves pasado, el embajador de Venezuela en México, declaró durante un foro en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que había leído un artículo en el que "un personaje" escribió sobre Hitler, Mussolini y Chávez, y sin mencionar por su nombre a Carlos Fuentes, se refirió a él como el personaje que "abandonó la región más transparente, cambió de piel, ahora tiene el aura de converso y en su avanzada senilidad ha terminado convertido en un gringo viejo".

Esto, hizo que Fuentes declarara que Chaderton Matos es un diplomático "novato" que "no distingue entre la libertad del escritor y la discreción del embajador. Sólo comprueba que él es emisario fiel de su amo, que merece su sueldo y que equivoca su función".

El autor de "Aura" y la "Región más Transparente", le preguntó a Chaderton Matos que a quién halaga con su ataque, y le señaló no creer "que los mexicanos, de derecha, centro o izquierda, aplaudamos los ataques de un embajador extranjero a un escritor mexicano de derecha, centro o izquierda".

Así, le señaló al embajador que "hay en el continente americano dos bufones. Uno, el de Washington, es el más peligroso. El otro, el de Caracas, es el más risible", y del diplomático, consideró que: "demuestra, tristemente, que él es sólo el bufón de un bufón, el Rigoletto servil del César tropical. Se burla de mis libros con juegos de palabras elementales. Yo soy más elemental que él. El embajador Chaderton tiene nombre de pescado, de clapedide osificado, con cabeza dura, rabo amarillo y cola homocerca. Bien pensados: quiero decir sin columna vertebral: sábalo".

Para finalizar su carta, Carlos Fuentes aseguró que "el continente americano merece algo mejor. Espero ver un gobierno demócrata en Washington y un gobierno democrático en Caracas".