Notimex
Londres.- El relator de la Organización de Naciones Unidas (ONU) sobre derechos humanos, Paulo Sergio Pinheiro, llegó hoy a Myanmar (antigua Birmania) para investigar sobre la represión a las protestas de septiembre pasado.
La cadena británica BBC anunció que Pinheiro espera poder reunirse con los prisioneros políticos y determinar con exactitud la cantidad de personas que fallecieron durante la intervención policial contra las manifestaciones.

Pinheiro había adelantado, antes de su viaje, que si las autoridades birmanas rehúsan cooperar con la investigación, dejará de inmediato el país, agregó la información.

Se trata de la primera vez que la Junta Militar que gobierna Myanmar permite una visita de este tipo en cuatro años, desde noviembre de 2003.

De acuerdo con BBC, Pinheiro ha pedido acceso irrestricto y libre a los detenidos, en momentos en que la Cruz Roja ha suspendido sus visitas a los reclusos por falta de privacidad en los encuentros.

El gobierno de Myanmar reprimió a finales de septiembre pasado una oleada de protestas que exigían anular un alza en los precios de combustibles y energía, además de la democratización del país, encabezadas por monjes budistas.

De acuerdo con fuentes gubernamentales, el número de muertos ascendió a 10, pero fuentes de la oposición consideran que superaron el centenar.

La semana pasada, durante una reunión con el enviado especial de Naciones Unidas, el nigeriano Ibrahim Gambari, la Junta aseguró que de los casi tres mil detenidos que hubo en las protestas, sólo quedaban 91 "bajo interrogatorio".

El ministro de Información de Myanmar, Kyaw Hsan, aseguró que de dos mil 284 personas sujetas a interrogatorio en Yangón (la antigua capital Rangún), el gobierno liberó a dos mil 235 y sólo quedan 49 detenidas.

En el resto del país, afirmó que de 643 detenidos, 601 fueron liberados y sólo permanecen 42 sujetos a interrogatorio. Agregó que los que siguen presos "están involucrados en actos de violencia y terrorismo".