La canicller alemana tendrá una agenda centrada en asuntos económicos en su fugaz visita a territorio mexicano y con la cual concluye una gira que la llevó a Brasil, Colombia y Perú.
Ciudad de México.- La canciller alemana Angela Merkel llega hoy a México con una agenda centrada en asuntos económicos, una visita que durará apenas un día y con la que culmina una gira por América Latina que la llevó a Brasil, Colombia y Perú.

Merkel, quien en los últimos días participó en la V Cumbre América Latina, el Caribe-Unión Europea (ALCUE), llegará a México procedente de Colombia a las 17.00 hora local (00.00 GMT) y mantendrá una cena en privado esta misma noche en la residencia oficial de Los Pinos con el presidente Felipe Calderón, explicaron fuentes diplomáticas alemanas.

Mañana lunes será el día de más actividad, con la ceremonia de bienvenida prevista en Palacio Nacional y el encuentro oficial en ese mismo lugar, además de una rueda de prensa al mediodía.

Posteriormente se celebrará en el mismo recinto un foro económico con más de 300 empresarios en busca de acuerdos "de largo plazo" y centrado en los desafíos de la globalización para México y Alemania, dos economías punteras en América Latina y la UE respectivamente.

El evento lo auspician el Consejo Empresarial Mexicano (COMCE) y la Cámara Mexico-Alemana de Comercio e Industria (Camexa).

Las mismas fuentes señalaron que México es un "socio estratégico" para Alemania, un país con el que existen lazos estrechos.

En México se discute actualmente una reforma energética que podría representar oportunidades de negocios en este sector.

En la visita Calderón y Merkel mantendrán encuentros que durarán unas seis horas, en las que tratarán asuntos bilaterales, regionales y globales.

Para Alemania, con un millar de empresas en México y una presencia afianzada, los sectores más interesantes son el energético, el de transportes, el automotriz, el eléctrico, el farmacéutico y el aeronáutico, en el que destaca la presencia de representantes de Eurocopter.

En el ámbito político Alemania, que apoya la intensa campaña lanzada por Calderón contra el crimen organizado, ofrecerá su apoyo para reformar a la policía mexicana, y discutirá asuntos multilaterales.

Entre éstos últimos estarán la posible reforma de la ONU, la Ronda de Doha y los relacionados con el Grupo de los Ocho (G-8), en cuyas últimas reuniones México ha participado como una de las cinco potencias emergentes junto a China, Brasil, India y Sudáfrica.

Merkel viaja a México acompañada por cuatro parlamentarios de su país, de la conservadora Unión Cristianodemócrata (CDU) y de la oposición, y por una delegación de representantes de compañías medianas de diversos sectores.

El viaje oficial de Merkel a México es el primero de un canciller alemán al país desde que en 2004 lo visitara Gerard Schroeder.

Los dos países cuentan con un programa de acción conjunto suscrito por sus respectivos titulares de Relaciones Exteriores, la mexicana Patricia Espinosa y el alemán Frank-Walter Steinmeier desde abril del pasado año.

Los procesos electorales celebrados en 2005 en Alemania y en 2006 en México dejaron esos dos años en blanco en cuanto a visitas de altos mandatarios, pero en 2007 Felipe Calderón, recién nombrado presidente, visitó por primera vez Alemania.

El país germano es el segundo inversor europeo en México, con unos 20 mil millones de dólares en la acumulada y un incremento anual de otros mil millones, sólo superada por España, con mayor presencia que los germanos en el sector bancario y el de turismo y otros servicios.

Entre sus principales inversiones está la fábrica de la empresa automotriz Volkswagen en Puebla, con 16 mil empleados y la única de la compañía germana en Norteamérica, que produce 450 mil autos al año, cifra que espera aumentar en 100 mil más a partir de 2010.