Foto: Vanguardia/ Archivo
Excélsior
En diciembre pasado llegó una cifra similar al nuevo cuartel de Mier y está previso que arriben otros soldados a la base de Mante, en las próximas semanas
CIUDAD VICTORIA, TAMPS.- Poco más de 650 elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) llegarán a partir de mañana miércoles a Tamaulipas para incorporarse a lo que será el nuevo cuartel militar en el municipio de San Fernando.
 
El Secretario General de Gobierno de Tamaulipas, Morelos Canseco Gómez, dijo en entrevista que la llegada de los elementos castrenses a territorio tamaulipeco forma parte de los trabajos de coordinación entre el estado y las autoridades federales.
 
Estos 650 efectivos son integrantes del 106 Batallón de Infantería, que conformarán el nuevo cuartel militar en esa localidad tamaulipeca.
 
El pasado 8 de diciembre, el presidente Felipe Calderón, acompañado por el Ejecutivo de Tamaulipas, Egidio Torre Cantú, entre otras autoridades, inauguró el cuartel militar en el municipio de Mier, que está integrando también por 650 efectivos castrenses.
 
Estas actividades realizadas entre Sedema, las autoridades de Tamaulipas y Gobierno federal forman parte de una estrategia integral que incluye la construcción de tres nuevos cuarteles militares en la entidad.
 
Con el arribo y establecimiento de los 650 efectivos militares a San Fernando, los ya instalados y trabajando en Mier, sólo falta la base militar proyectada en el municipio de Mante, que estará entregándose en próximas semanas.
 
Está previsto que los militares que llegan este miércoles a San Fernando recibirán la bienvenida por parte de los habitantes de esa localidad y sus autoridades municipales.
 
El gobierno estatal proyecta llevar a cabo un evento formal el próximo domingo para iniciar las actividades.
 
Desde agosto de 2010, en el municipio de San Fernando se han registrado sucesos lamentables con el hallazgo de 72 cuerpos de migrantes localizado en fosas clandestinas.
 
En abril del 2011 se localizaron 183 cuerpos en fosas clandestinas, lo que provocó una intensa llegada de militares y marinos a la zona, para resguardar a la población.