Notimex
Cd. de México.- Una de las tradiciones musicales chinas más arraigadas, la ejecución del pipa -una especie de laúd-, llegará hoy al Palacio de Bellas Artes, con la participación de la especialista en el instrumento, Wu Man.
La artista oriunda de China, egresada del Conservatorio Central de Beijín y de la prestigiada escuela de pipa de Pudong, primera persona en obtener el grado de maestra en su ejecución, será acompañada por la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN).

Dentro del séptimo programa de la orquesta se ejecutarán piezas de Joseph Haydn, como la "Sinfonía no. 8 en sol mayor, Hob. I:8, La noche", así como de Silvestre Revueltas, "La noche de las mayas", explicó el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL).

No obstante, el platillo fuerte de la jornada será la obra "Concierto para pipa y cuerdas", de Lou Harrison, y que contará con la presencia de la ejecutante asiática.

En un comunicado, anotó que la artista originaria de Hangzhou, China, será así la protagonista y solista del programa que se llevará a cabo este viernes 30 de noviembre con repetición el domingo 2 de diciembre en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes.

Wu Man fue nominada en agosto de 2005 al Grammy, en la categoría de Mejor Album de World Music, por el disco "You've Stolen My Heart" (Has robado mi corazón), recordó.

El pipa (en chino p'i-p'a) es una especie de laúd cuyo origen probables está en Asia Central. Se le asoció sobre todo con la música secular y durante la dinastía Tang (618-907) fue el instrumento predominante, tocado en ensambles o solo como acompañamiento de canciones.

En la actualidad, tiene la forma de una pera y lleva cuatro cuerdas de seda o nylon, tendidas sobre un diapasón corto que tiene entre 16 y 24 trastes.

Una muestra de la complejidad y refinamiento de la música oriental está en el hecho de que el pipa se puede afinar de 12 maneras diferentes.

En la música tradicional, la notación para el pipa se realiza en un sistema llamado kung-che, en el que se indica la altura de las notas a través de caracteres chinos convencionales.

Fue para este instrumento que Lou Harrison (1917-2003) compuso el concierto que habría de ser la última obra de grandes dimensiones en su catálogo y que será interpretado en el Palacio de Bellas Artes por Wu Man.

El concierto para pipa de Harrison es un reflejo puntual de las tendencias multiculturales del compositor y se desarrolla de principio a fin en un estilo que ha sido llamado, sin intenciones peyorativas, como híbrido.

El primer movimiento es un "allegro" de concierto relativamente convencional, mientras que el segundo (dividido en cuatro partes, como una peque;a suite) presenta al instrumento solista envuelto en varios disfraces: Como balalaika, instrumento de percusión, un expresivo laúd o una mandolina.

Harrison propone en el tercer movimiento un lamento que contiene algunas de las líneas melódicas más emotivas creadas por el autor, y para concluir ofrece un "finale" basado en los patrones rítmicos de la "estampie", una ágil danza que fue muy popular en Francia e Italia durante el siglo XIV.

El autor compuso su concierto en respuesta a un encargo del Lincoln Center de Nueva York, donde fue estrenada el 26 de abril de 1997. Fue dedicada a los intérpretes Wu Man y el director estadounidense Dennis Russell Davies.

La OSN y la solista china se presentarán en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes, bajo la dirección de Carlos Miguel Prieto, la noche de este viernes y el domingo 2 de diciembre.