Carlos Fernández/Excélsior
"En México y en Brasil las consolas tradicionales de video-juegos son exclusivamente para jugar. Además, los altos costos del software obligan a quienes poseen este tipo de máquinas a optar por la piratería, porque quedan fuera de su alcance", aseguró.
México, D.F..- Sin buscar competir contra el PlayStation 3, de Sony, el Xbox 360, de Microsoft, o incluso la Wii, de Nintendo, Zeebo una consola de videojuegos con cimientos planeados en Brasil y desarrollada en Estados Unidos, llegará al mercado mexicano a finales de octubre, aseguró John Rizzo, presidente de la compañía.

Su objetivo, agregó Rizzo, será invitar a jugar a los mil millones de personas que jamás han sostenido un control de juegos de video en sus manos

A diferencia de las tres ya citadas, Zeebo no utiliza medios físicos, como discos compactos, DVD o cartuchos, para acceder a los juegos. Los títulos se descargan de internet directamente al equipo, por lo que la firma signó un convenio con el operador de telefonía celular Telcel.

La consola que ya está disponible en Brasil, dijo Rizzo, ha comenzado a expandir su presencia en el mercado entre ese sector de usuarios que carecen de un sistema de entretenimiento digital en casa y que tampoco cuentan con acceso de banda ancha para navegar por internet.

"En Brasil los usuarios que más critican a Zeebo son los llamados hardcore gamers, lo cual es algo bueno porque nosotros no venimos a tomar mercado de los competidores actuales, lo que queremos hacer es crear un mercado que no sólo tiene que ver con jugar videojuegos sino también con educación", dijo Rizzo en entrevista con Excélsior.

Como publicara este diario, el equipo que fue presentado en el Game Developers Conference, en San Francisco, a finales de marzo, cuenta con el apoyo del fabricante de tecnología inalámbrica para teléfonos móviles y redes de telecomunicación Qualcomm, el cual dotó a Zeebo con un chip de conectividad a redes de tercera generación (3G), y del desarrollador de juegos de video brasileño Tectoy.

Al distribuir los títulos a través de la red 3G de Telcel, se reducen los costos del software y se elimina la posibilidad de copiar y vender ilegalmente los mismos, explicó Rizzo.

"En México y en Brasil las consolas tradicionales de video-juegos son exclusivamente para jugar. Además, los altos costos del software obligan a quienes poseen este tipo de máquinas a optar por la piratería, porque quedan fuera de su alcance", aseguró.

Palabras que son respaldadas por cifras, pues como publicó Hacker a principios de marzo, el mercado de videojuegos en México facturó, el año pasado, mil 400 millones de dólares.

Pese a ello, Entertainment Software Alliance (ESA) calcula que ocho de cada diez títulos que se venden en territorio mexicano son copias apócrifas.

Elemento por el cual Zeebo será más que un sistema de entretenimiento, pues también funcionará como una computadora con acceso a internet, al permitir a sus usuarios navegar por la web, acceder a redes sociales, servicios de mensajería instantánea o cualquier otro sitio mediante su tecnología 3G, directamente en el televisor.

Zeebo firmó un acuerdo con el operador de telefonía celular Telcel, cuya red 3G servirá para navegar por internet y descargar de los juegos de video.

"Somos un equipo para los mercados en desarrollo y sabemos que en México mucha gente accede a la red desde cibercafés, por los altos costos de la banda ancha. Nuestra alianza con Telcel nos permite rentar cierta cantidad de mega-bytes para entregar acceso a internet sin la renta de planes o contratos de datos y a precios de cibercafé, así los padres verán a Zeebo como un equipo de entretenimiento y de educación para sus hijos", mencionó Rizzo.

En el caso de los juegos de video, el ejecutivo de Zeebo aseguró, que el usuario únicamente pagará por el precio del juego (entre los cinco y 15 dólares) y no por la cantidad de mega-bytes descargados.

Zeebo venderá los títulos de la consola mediante el uso de tarjetas de crédito, tarjetas prepagadas y recargas electrónicas.

Si bien la consola ya cuenta con el respaldo de estudios internacionales como Electronic Arts (EA), Gameloft, Capcom y Activision, el objetivo de la consola, mencionó Rizzo, es entregar una oportunidad a cientos de desarrolladores pequeños que no cuentan con el dinero o posibilidad de distribuir sus contenidos en las consolas tradicionales.

"Uno de los problemas más grande de las consolas actuales es que los usuarios se ven obligados a jugar contenidos que no son locales y están en inglés. La llegada de Zeebo a México significa que todos los títulos de la plataforma que se venden en el país estarán en español y, junto con esto, ya hemos firmado acuerdos con estudios mexicanos para que desarrollen contenidos con temáticas locales."

La consola cuenta con un MSM chipset y BREW de Qualcom, dos puertos USB, entrada para tarjeta de memoria Secure Digital (SD) y memoria flash interna de 1 GB para almacenar hasta 50 títulos. Aunque el precio aún no ha sido definido Rizzo señaló que rondará los dos mil 500 pesos.

"En Zeebo no podrás ver juegos como Halo 3, estamos hablando de un desempeño superior al del primer Play-Station, pero menor al de la versión 2. Nuestro objetivo es crear una plataforma de videojuegos casuales y educación accesible y de bajo costo para los casi mil millones de consumidores en naciones emergentes", dijo.