El Teatro Repertorio Español recibirá la adaptación de la novela de la escritora chilena Isabel Allende; la adecuación del texto estuvo a cargo de José Zayas y Caridad Svich.
Nueva York, EU.- La cooperación entre el director José Zayas y la escritora Caridad Svich y un talentoso reparto de actores ha tenido como resultado una extraordinaria puesta en escena en el Teatro Repertorio Español de la adaptación de la novela "La casa de los espíritus" de la chilena Isabel Allende.

Svich hizo un gran trabajo con la adaptación para la obra, para la que Zayas recurre a innovadores elementos de diseño que incluyen proyecciones y escenografía en vídeo, una marioneta de tamaño humano y música, para contar la historia de la familia Trueba y su decadencia.

"La casa de los espíritus" también plantea hechos históricos de un país, que aunque sin nombre evoca a Chile a mediados del siglo XX, el golpe de estado que derrotó al presidente Salvador Allende e instauró la dictadura y con ella las torturas y abusos que se exponen a través de Alba Trueba.

"Alba", caracterizada por Dennise Quiñones, -el hilo conductor entre el pasado y el presente- que está encarcelada tras el golpe de estado, a quien su enfermo abuelo Esteban Trueba, (interpretado magistralmente por Nelson Landrieu), busca desesperadamente, teniendo que dejar atrás la soberbia que le caracterizó.

Zayas, de 34 años, conoció a Svich en un taller y quedó impresionado con su talento, por lo que le pidió que hiciera la adaptación de la primera obra de Allende, publicada en 1982, trabajo que culminó un año después, -tras obtener el permiso de la autora- con la puesta en escena en Repertorio Español.

"Esta es una de esas novelas que yo siempre me decía 'se puede hacer' y luego salió la película, pero no tenía nada de latina. El año pasado le planteé a Repertorio hacerla", dijo a Efe Zayas, quien basó esta obra de teatro en el encuentro entre "Alba" y su tío (lo que ella desconoce), quien es el militar que la mantiene secuestrada y que se venga así de que Esteban Trueba nunca le reconociera como hijo.

La historia, que se extiende por dos horas y media, comienza en el presente con "Alba", en un cuarto de tortura, y es ella la que va presentando a los personajes, comenzando con sus bisabuelos, y muchas veces, observa lo que ocurre desde el mismo escenario.

El director, de origen puertorriqueño-dominicano, confesó que no fue fácil trabajar con la obra "y contar cosas que todavía son confusas".

"Hay cosas que no se entienden y nunca se van a entender como el que si hay realismo mágico por qué "Clara" se casa con Esteban si ella tiene poderes, si es síquica como no puede ver" lo que Esteban le haría, comentó y agregó que "esa es la magia de esta historia".

Aseguró además que la vigencia de la obra es una de las cosas que le atrapó desde que la leyó en la escuela superior.

"Ocurre en Chile, pero puede pasar en cualquier parte de Latinoamérica", argumentó Zayas, quien echa mano de recursos multimedia para trasladar al público al momento histórico en que ocurre el drama.

"Con ello lo que quiero es captar la densidad de las imágenes y del lenguaje de Allende porque, a veces, en un párrafo, te está hablando del pasado, presente y futuro", afirmó Zayas, que por cuarta vez dirige una obra para Repertorio Español y que habla con pasión de este proyecto.

Zayas aseguró que ha dirigido otras obras difíciles, pero "La casa de los espíritus" fue particularmente especial porque se sintió involucrado con la historia, similar a la que miembros de su familia sufrieron por la dictadura en República Dominicana de Leonidas Trujillo.

"Mi familia se fue del país por Trujillo y se radicaron en la isla de Saint Thomas, en las Islas Vírgenes, donde me crié y todavía estoy tratándome de entender como boricua, como dominicano, como latino. Me crié en las Islas Vírgenes, donde todo era inglés y vine a Estados Unidos a estudiar", comentó.

Svich dijo por su parte a Efe que adaptar la novela de Allende "fue un proceso interesante" aunque reconoció que cuando Zayas le pidió que lo hiciera "sintió terror".

Lo más difícil, según la dramaturga y compositora, fue entrelazar los personajes, encontrar las canciones justas y "reconstruir la historia".

No obstante, aseguró que cuando Allende aprobó la versión "saltamos hasta el techo", de alegría, así como cuando dio el visto bueno a la traducción al inglés que hizo de la versión en español.

La traducción es la que el público no hispano escucha cuando acude a Repertorio Español, que presenta todas sus obras en español.

La versión en inglés será publicada con la aprobación de Allende en la revista "Theater Forum" con fotos de la producción de Repertorio Español.