Brenda Delabra / Vanguardia
Saltillo, Coah.- Importado desde Argentina llegó el coach Eduardo Osvaldo Cadillac, quien a partir de ayer viste los colores de los Lobos y viene con la primera intención de sacar el triunfo sobre los Halcones Rojos de Veracruz, equipo ante la que debuta hoy en el Nazario Ortiz Garza bajo la sentencia: "Esta es mi casa, y en mi casa nadie gana".
Acompañado por Francisco Siller de la Fuente, vicepresidente del club y su hermano Sergio Siller, el entrenador con experiencia en el baloncesto como jugador y desde 1994 como entrenador, aceptó la oferta de la directiva lobezna el domingo, día en que surgió el contacto por recomendación del presidente de la LNBP, Modesto Robledo.

Decisión que tomó por catalogar la oferta como una gran oportunidad, pues esta es la primera vez que dirigirá un equipo fuera de su natal Argentina, y viene con una firme intención, "trataremos en lo posible, de mejorar lo que se hizo hasta ahora", comentario que surgió durante su presentación en un salón ubicado al norte de la ciudad.

"Es mi primera experiencia como entrenador fuera de mi país, estoy muy contento y con muchas expectativas", dijo durante la charla con los medios de comunicación.

Consciente que tiene en su espalda la sombra de una gira y primera vuelta perdedora, Eduardo Cadillac confía en su equipo, pues ayer por la mañana sostuvo la primera práctica de la cual dio su primera impresión.

"Veo buen grupo, buen equipo con muchas ganas sobre todo porque hay gente joven, también hay grande pero la mayoría es gente joven".

Durante su intervención, el vicepresidente del club Francisco Siller, dijo que la directiva tiene muchas expectativas del coach y ve una nueva oportunidad para los jugadores, "yo les comentaba que empiezan de cero que se ganen al coach, todos van a tener la oportunidad porque algunos decían necesito más minutos para producir".