Brenda Delabra / Vanguardia
Saltillo, Coah.- Mientras la directiva de los Lobos realizó un fuerte movimiento al retirar a Andrés Contreras como coach y trajo a Eduardo Cadillac para la segunda vuelta, la familia Siller se encuentra en un dilema, pues Lorico Duncan se resiste a dejar el jersey auriazul y someterse a cirugía.
La llegada de Cadillac como timonel de La Jauría es ahora un motivo de esperanza de que el equipo repunte justamente hoy que inicia la segunda vuelta, aunque se cuenta con la plantilla de tres extranjeros Parham, Fadipe y Yusuf, el club aún ve la posibilidad de que Lorico se reincorpore, siempre y cuando demuestre que puede estar dentro de la duela.

"No quiere operarse, estuvimos con varios especialistas que le dicen que necesita la operación y no quiere operarse.ahorita tiene un estabilizador, yo creo que va a estar descansando tres o cuatro días y que se evalué", comentó Francisco Siller.

Tratando de cuidar la integridad física de Lorico, la directiva ha manifestado su deseo de que no continúe en acción esta temporada pues su lesión es complicada.

"Le digo no juegues ya, y él me dice: `si me mandas a la casa voy a jugar con otro equipo' es un guerrero. me amenazó `sabes que si yo me voy a mi casa yo voy a buscar trabajo en Europa a ver en donde'", puntualizó Siller de la Fuente.