Brenda Delabra
Saltillo, Coah.- Los Lobos de la UAdeC regresaron al Nazario Ortiz ayer para sostener la única sesión de entrenamiento, después de tener una dura gira por Mexicali y Tijuana, donde no vieron el triunfo.
Después de un largo viaje, la manada pisó tierras saltillenses el domingo por la tarde, analizó lo sucedido por tierras bajacalifornianas y después tomó el descanso que finalizó anoche, pues el trabajo físico y defensivo los esperó en la duela.

En gran parte las derrotas de la segunda gira se debieron a errores en la zona baja, "En los dos íbamos ganando, pero cometimos cinco o seis errores que nos costaron, ya no es hora de lamentarnos, sino trabajar para no volver a hacerlos", dijo Andrés Contreras Arellano.

Un factor que dañó a la jauría fue sin duda la expulsión de Lewis Fadipe, quien tiró un golpe a un jugador de Mexicali, por lo que salió del juego y además se ganó uno más de castigo, por lo que Lobos no se presentó ante Galgos con el equipo titular.


Fadipe se ha mostrado como un hombre de carácter y en algunas ocasiones explosivo, pues en la cueva saltillense ha salido por acumulación de faltas, y ahora el caso fue diferente, respecto a esto Andrés Contreras mencionó que ya habló directamente con el jugador quien asumió la responsabilidad y prometió no perder los estribos en próximos enfrentamientos.

El coach de la jauría sin duda tiene un doble trabajo ahora, pues al tener al plantel completo tiene que trabajar en la integración total de Timothy Parham quien se ha mostrado duro en la defensa y aguerrido en sus encestes, Oscar Espitia tiene que retomar el nivel y el veterano José Antonio Reyes, acoplarse al equipo.

Este último vio acción en la pintura en los últimos dos juegos, donde según "El Veneno" dio algunas pinceladas para contribuir con el equipo, las cuales aportó gracias a su experiencia aunque la edad merma un poco su desempeño.

Hoy el trabajo matutino se repartirá en grupos de tres pues tendrán practica individual y por la tarde estarán en conjunto.