Víctor Ballinas y Andrea Becerril / La Jornada
Cd. de México.- El presidente de la Comisión de Hacienda del Senado de la República, el panista Gustavo Madero, pidió al gobernador del Banco de México, Guillermo Ortiz Martínez, que deje de hacer declaraciones alarmistas y mejor dé opiniones técnicas, porque el incremento a la gasolina y al diesel tiene un impacto que no supera "0.15 por ciento de la inflación".
El senador del blanquiazul precisó que el gobernador del Banco de México "no debe hacer declaraciones políticas" porque, "por ejemplo, él acusa que la propuesta -de incrementar en 5.5 por ciento el precio de las gasolinas- es de Acción Nacional, pero de hecho el planteamiento del Partido Revolucionario Institucional (PRI) es igual, y también la proposición del Ejecutivo contemplaba un aumento", aseveró.

Madero insistió en que no hay que politizar el tema: "Hay que dar información exacta, correcta y técnica para que la población tome decisiones".

Interrogado sobre el retraso en la aprobación de una reforma fiscal, el legislador resaltó: "Lo importante es que la reforma entre en vigor a principios de 2008, es decir, al país le sirve que se apruebe antes de terminar el año, por lo cual si sale esta semana o la próxima de todos modos su vigencia sería hasta el primero de enero".

Se le hizo notar que esa reforma se discutirá en el Congreso junto con el paquete presupuestal -llegará el próximo sábado-, a lo que Madero dijo: "Insisto, se trata de que no se contamine la discusión; el paquete presupuestal no incluiría el incremento en la recaudación que se busca obtener a través de la reforma, ésa sería la crema del pastel, pero hay tiempo para aprobarla porque tenemos hasta el 15 de diciembre".