Foto: Vanguardia/Especial
Excélsior
"Por donde quiera veo pedazos del teorema de Pitágoras. Cada curva, cada espiral, cada árbol es parte de esa ecuación", dice Jason Padgett
Nueva York.  Jason Padgett, de 41 años, sufrió una lesión cerebral cuando unos vándalos lo atacaron y le golpearon repetidamente en la cabeza a la salida de un bar de karaoke, pero días después despertó convertido en un genio de las matemáticas.

Hoy Padgett es capaz de convertir complicadas formulas en intrincados diagramas que dibuja a mano. Se le conoce como la única persona en el mundo capaz de hacer los dibujos que hace, y los expertos dicen que esa capacidad la adquirió como consecuencia de los golpes en la cabeza.

"Estoy obsesionado con los números, específicamente con la geometría", declaró Jason a la cadena de televisión ABC desde la tienda de muebles donde trabaja en Tacoma, en el estado de Washington.

Jason no tiene estudios universitarios ni un diploma en matemáticas, pero su talento para convertir los números en asombrosos dibujos, se lo debe a un misterio de la medicina que los científicos no han sido capaces de descifrar. "Por donde quiera veo pedazos del teorema de Pitágoras", dice. "Cada curva, cada espiral, cada árbol es parte de esa ecuación".

Constantemente dibuja diagramas en los que produce una representación visual de la formula Pi, el número infinito que comienza con 3.14. Por su asombroso y excepcional talento, Jason es comparado con el matemático John Nash, interpretado por Russell Crowe en la película A Beautiful Mind.

Un scaneo que le practicaron mostró que el daño que sufrió en el cerebro, como consecuencia de los golpes, obligó a ese órgano a compensarse poniendo a funcionar ciertas áreas a las que la mayoría de las personas no tienen acceso. Jason Padgett se volvió tan listo que vende las imágenes que crea a través de la página .