Rafael Nadal metió a España en los cuartos de final de la Copa Davis de tenis al lograr el punto decisivo de la serie frente a Serbia en Benidorm, donde los locales se impusieron por 4-1.
Benidorm, España.- El número uno del mundo logró el tercer y definitivo punto de la serie para su país al derrotar sin demasiados problemas a Novak Djokovic por 6-4, 6-4 y 6-1.

David Ferrer cerró la victoria de los defensores del título al ganar en un partido intrascendente a Viktor Troicki por 6-0 y 6-3 en menos de una hora de juego.

España continuará su defensa del título en julio también en casa ante el ganador del duelo entre Alemania y Austria.

"Esperemos que siga la racha", dijo tras el triunfo el capitán español, Albert Costa, que a sus 33 años debutó en el cargo con la victoria en primera ronda ante los serbios.

"Estoy encantado", añadió el ex tenista, que asume la dirección del equipo en un momento en el que España tiene al número uno del mundo, seis jugadores entre los 30 primeros del ranking y el título en su poder. "Trabajar con ellos es muy fácil", admitió.

Nadal no dio hoy opción al número tres del mundo, que no encontró forma de contrarrestar la consistencia del español sobre una superficie en la que es casi imbatible.

El cuatro veces campeón de Roland Garros sólo ha perdido tres de sus últimos 124 partidos sobre arcilla y se mantiene imbatido sobre esa superficie cuando juega a cinco sets.

"Mejor no pensarlo", dijo Nadal con una sonrisa ante el vértigo de la estadística. "Hice un partido mucho mejor que ayer, con mucho más ritmo y seguridad", añadió el español, pese a que el sábado destruyó al número dos serbio, Janko Tipsarevic, por 6-1, 6-0 y 6-2 en poco más de una hora y media.

Al menos, los 14.000 espectadores que acudieron hoy al estadio móvil erigido junto al parque de diversiones Terra Mítica pudieron disfrutar algo más de Nadal, que invirtió dos horas y 27 minutos para derrotar por undécima vez al serbio en sus 15 enfrentamientos.

A Djokovic el espíritu combativo le duró dos sets, lo suficiente para ver cómo Nadal manejaba el encuentro a su antojo, apretando el ritmo justo cuando hacía falta.

Tras verse con dos sets en contra, el serbio bajó los brazos. Ganó el primer juego de la tercera manga, pero a partir de ahí Nadal encendió la máquina apisonadora.

"Es el jugador más dominante sobre tierra. Te empuja, te obliga a luchar en cada punto", lamentó Djokovic, que perdió los dos singles que disputó en Benidorm. "Se merece ser el mejor del mundo".

Los serbios consiguieron alargar hasta hoy la serie gracias a su triunfo el sábado en el dobles, pero no pudieron dar la sorpresa ante los "terrícolas" españoles, que atraparon a los balcánicos en su trampa roja.

"Ellos han crecido sobre el polvo de ladrillo", advirtió Djokovic, que se quejó de que apenas pudo realizar dos buenos entrenamientos durante una semana muy movida en Benidorm.

Con un clima habitualmente templado, la localidad de la costa este de España recibió a los tenistas esta semana con lluvia, frío y viento, mucho viento.

Tipsarevic la calificó como una de las semanas "más extrañas" de su vida. De hecho, la serie pudo haber empezado y terminado en la misma jornada, pues empezó el sábado con un día de retraso tras la cancelación de los partidos del viernes a causa de los desperfectos que causaron en el estadio las fuertes rachas de viento.

El sol brilló con fuerza durante el fin de semana, pero fue demasiado tarde para los serbios. España perdió en primera ronda las dos veces anteriores que defendió el título, pero en esta ocasión jugó en casa. Y volverá a hacerlo en julio, quizá ya con Nadal como pentacampeón de la catedral de la arcilla, Roland Garros.