Notimex
Cd. de México.- México alcanzará una inflación de 3.0 por ciento en unos cuatro o cinco años, una vez que las reformas que se instrumenten hagan a la economía mexicana más competitiva, afirmaron especialistas de Scotiabank.
El director de Estudios Económicos de ese grupo financiero, Francisco Gutiérrez Guzmán, afirmó que si el país es más competitivo se logrará una inflación similar a la de los principales socios comerciales de México.

Por eso, dijo, se debe avanzar en las reformas estructurales pendientes, como la energética y la laboral, pues con la primera se podrá producir energía más barata, lo que redundará en precios más estables.

Lograr una reforma energética, quizá no la más efectiva, pero si se da la posible, México daría un paso importante para producir energía a menor costo, insistió.

Argumentó además que una reforma laboral hará al mercado más flexible, en beneficio de las empresas, que podrán reducir costos y mantener precios más bajos en los bienes y productos.

Ello, aunado a mayores inversiones en infraestructura permitirán construir una economía má competitiva y flexible, que hará que disminuya la inflación, consideró el especialista de Scotiabank en conferencia de prensa.

En opinión de Gutiérrez Guzmán, México tiene el potencial para crecer por arriba de 7.0 por ciento, pero para ello requiere solucionar los rezagos estructurales pendientes.

El especialista dijo que el Producto Interno Bruto podría ubicarse el próximo año en 3.6 por ciento, pero ello podría modificarse en función del crecimiento de la economía estadounidense y de la eficacia de las reformas.

Estimó que el próximo año la inflación se ubique en 4.2 por ciento, por arriba de la meta estimada por el Banco de México.

Por ello, dijo, las reformas son necesarias para elevar la competitividad estructural de la economía y atraer nuevas y mayores inversiones que hoy encuentran mejor destino en otros países.