La golfista mexicana tuvo una actuación destacada en el campo de Tres Marías al lograr una ronda de 65 golpes, ocho bajo par
La mexicana Lorena Ochoa tuvo otro día fenomenal en el campo de golf Tres Marías el viernes al lograr una ronda de 65 golpes, ocho bajo par, para seguir en la cima del torneo Corona Championship con un acumulado de 130 goles, 16 bajo par.

Ochoa, número uno del ranking mundial y campeona reinante del torneo, supera por tres impactos a la noruega Suzann Pettersen, quien tuvo una buena jornada de nueve abajo de par para meterse a la pelea por el cetro.

La surcoreana Na Yeon Choi se mantiene tercera con una ronda de cuatro bajo par con un total de 135 golpes.

''Estoy satisfecha, fue un día excelente con mi putt, vi que las cosas van bien y metí para birdies. Estoy muy contenta, ojalá podamos meter más para nosotros y para el público'', dijo Ochoa. ''No voy con presión, no tengo por qué, voy con ganas, motivación y alegría de jugar bien. Suzann es muy buena, muy agresiva, la felicito ... mañana hay que disfrutar para que las cosas sigan saliendo bien''.

Empatadas en cuarto se encuentran la estadounidense Kristy McPherson y Yani Tseng de Taiwán con 136 golpes, a seis de Ochoa.

La estadounidense Michelle Wie, quien había terminado segunda el jueves, retrocedió y ahora comparte el sexto lugar, luego de tirar una ronda de 69 goles para un total de 137, nueve bajo par de campo. Sarah Lee, Karrie Webb e Irene Cho tienen el mismo total.

La mexicana, de 27 años de edad, volvió a tener una ronda libre de bogeys y además tuvo seis birdies y un eagle, en el octavo hoyo que es un punto difícil con par cinco de 499 yardas. Usando un fierro siete, Ochoa mandó la pelota al green y la dejó a tres pasos del hoyo para embocar en su siguiente tiro.

Ochoa, que arrancó desde el hoyo uno, tuvo birdies en el 1ro, 5to, 10mo, 12do, 13ro y 15to hoyos para cimentar su ventaja, que debido a los altas anotaciones que se han registrado en Tres Marías no parece definitiva para ganar el torneo, el cual también conquistó en el 2006.

''El golf es un deporte en el que no puedes cantar victoria hasta que entre la pelota en el último día. Vamos a la mitad del torneo y hay jugadoras que vienen cerca. Tengo que seguir siendo agresiva para adelantar un poco más y el domingo ganar el torneo'', agregó la mexicana.

Las victorias del 2006 y 2008 en este campo son las únicas de Ochoa en suelo mexicano en los nueve torneos de la LPGA que hasta la fecha se han realizado.

Pettersen arrancó encendida con birdies en siete de sus primeros nueve hoyos, pero en la parte final de su recorrido sólo consiguió lo que por ahora le basta para estar muy cerca de Ochoa en la pelea por el campeonato.

McPershon, quien viene de conseguir un segundo lugar en el primer Major de la temporada, se vio impresionante durante un lapso de su recorrido. Entre el 5to y 12do hoyos embocó seis birdies, pero al final se derrumbó con bogeys consecutivos en los hoyos 16 y 17 antes de cerrar con un birdie más.

Mientras tanto, su compatriota Wie llegó a los greenes con ventaja pero anduvo errática con los putts y no pudo conseguir más que cuatro birdies _en el 2do, 8vo 14to y 18vo hoyos, para quedarse con nueve golpes abajo del par de campo.

Tseng, número dos del escalafón mundial, cerró su ronda con cuatro birdies en los últimos nueve hoyos para acumular siete birdies, y a diferencia del jueves sólo cometió un bogey.

Con las mejoras jugadoras del mundo al acecho, Ochoa sabe que la pelea por el cetro será feroz en los próximos dos días.

''Me gusta mucho que sean ellas las que están arriba, en lo personal hay una gran rivalidad con ellas. Que bueno que son ellas y no son sorpresas, porque ellas son las capaces de ganar y con mucho potencial, eso me hace subir la concentración, fortalece el que pueda jugar más agresiva y así lo voy a hacer mañana'', advirtió Ochoa.