LA JORNADA
Londres, Inglaterra.- Mick Jagger, vocalista de los Rolling Stones, fue blanco de un intento de asesinato de un grupo de motociclistas a finales de los años 60, situación que será revelada este lunes en un programa radiofónico.
Los Angeles del Infierno planearon el asesinato de Jagger, luego que éste decidió suspender sus servicios de seguridad cuando se enteró de la muerte de un joven en el festival californiano de Altamont en 1969, en el que los motociclistas eran los encargados de preservar el orden.

Los detalles del complot fueron revelados por un ex agente de la Oficina Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI) a Radio 4 de la cadena BBC, que elaboró una serie sobre el cuerpo policiaco, cuya primera parte, que habla del suceso, se transmitirá este lunes.

En el concierto, en Almont Speedway, un joven afroestadunidense de 18 años, Meredith Hunter, fue asesinado por uno de los Angeles del Infierno, agresión que quedó registrada en video.

En consecuencia, Mick se negó a utilizar los servicios de la banda de motoristas y, de acuerdo con el ex agente de la FBI Mark Young, los Angeles del Infierno decidieron vengarse del cantante mientras veraneaba en su casa de los Hamptons, en Nueva York.

Tom Mangold, presentador del programa radiofónico que transmitirá el suceso, afirmó que el plan consistía en atacar a Jagger desde el mar. "El bote fue alcanzado por una tormenta y todos los hombres cayeron por la borda", informó el Sunday Telegraph.

El objetivo de los agresores era entrar en la residencia del roquero por el jardín, para evitar la seguridad en la parte delantera, pero, tras el accidente de su bote, los planes se frustraron.

El documental Gimme Shelter muestra que, mientras los Stones terminaban su actuación, durante la canción Under my Thumb, Hunter, que había tenido un altercado con la banda, se acercaba al escenario y sacaba un arma.

Ante ello, su agresor, Alan Passaro, desvió la pistola con la mano izquierda y apuñaló a Hunter en la espalda con la derecha, según reveló el mismo periódico.

Passaro fue detenido y juzgado por asesinato en 1972, pero fue absuelto, pues el jurado consideró que actuó en legítima defensa.

Al parecer, Jagger nunca supo del supuesto intento de asesinato.