El Universal
¿Por qué compramos determinado tipo de teléfono celular? Al contrario de lo que podría pensarse, en países como México, los usuarios se fijan más en el diseño por encima del precio
Hoy en día comprar un teléfono celular por el precio y las funciones es y seguirá siendo un aspecto importante a considerar; sin embargo, cada vez tiene más peso en la decisión el factor diseño, asegura Kang Hee Cha, director del Centro de Diseño de Teléfonos Celulares de la firma LG Electronics, en entrevista exclusiva con EL UNIVERSAL.

Kang Hee explica que en la actualidad los celulares son productos de un gran avance tecnológico (más de lo que la gente espera), comparados con otros equipos electrónicos y de línea blanca. Empresas como LG están buscando darles más valor agregado, desarrollando equipos modernos, con nuevas características como el acabado y las funciones.

El entrevistado detalla que para desarrollar un producto primero escuchan las opiniones de la gente y conocen sus gustos. Después analizan las tendencias, en cuestiones como la moda, la ropa y los automóviles, lo cual se hace en tres etapas (de seis meses a un año, luego de dos hasta cuatro años y la más larga es de hasta 10 años). Esto les permite, de alguna manera, predecir lo que veremos en un par de años, adelantarse y adaptarlo al producto actual. "De tal forma que la gente lo vea como un producto más avanzado, para que tenga una ventaja", agrega.

Describe que los celulares pasaron de ser herramientas para comunicarse a equipos para hablar y escuchar música, ver imágenes y tomar fotos con cámaras de alta resolución, es decir, de diversión. Adelanta que en breve veremos celulares con capacidad para ver televisión, videos de música y hasta jugar en línea por internet. Debido a esta predicción, las personas requieren pantallas más grandes en aparatos que puedan caber en sus manos. "El formato del teléfono ha cambiado poco a poco, anteriormente era una barra, luego salió el que se dobla, después el que se desliza que tiene una pantalla más grande". Su conclusión es que tendremos teléfonos con menos botones y una pantalla del tamaño completo del aparato para disfrutar mejor las imágenes.

En cuanto a las diferencias en el diseño por países, el directivo señala que en los centros de diseño los celulares se adaptan a cada región, hay algunos que parecen iguales, pero si se ven a detalle, el tamaño, el acabado, los colores y materiales usados son ligeramente distintos. Por ejemplo, en Estados Unidos la gente tiene manos más grandes, por lo que son un poco más gruesos para su confort.

Sin embargo, también destaca que hay casos como el del equipo Chocolate, que él mismo diseñó, que fue un modelo global muy exitoso, por lo que no se hicieron modificaciones por países. Fue el mismo en todos lados.

En el caso de México refiere que están actualmente trabajando en una investigación para conocer los gustos de los mexicanos, en tanto, destaca que si en Estados Unidos un aparato es exitoso, por lo regular en México se adapta sin mayor problema.

¿Cómo serán los celulares que veremos en el futuro?

Hee imagina que en 10 años tendremos celulares mucho más personalizados, por ejemplo, instalados en la misma ropa que usamos, con función de proyector para ampliar las imágenes, sin botones, que reconocen la voz. Aunque prefiere no dar detalles de los productos que está desarrollando actualmente, comenta que serán en la misma línea de modelos como Prada, Chocolate y Shine, es decir, teléfonos con menos botones y materiales distintos (el Shine es de acero inoxidable).

En cuanto a las baterías, dice que seguirán mejorando su duración y hasta piensa que en algún momento podrían ser intercambiables y compatibles con distintos equipos.