El Universal
El plan de la familia Dolan de convertir a Cablevision en una empresa privada sufrió un duro golpe ayer, cuando Clearbridge, el accionista mayoritario del operador de cable estadounidense, señaló que se opondría a la oferta, valorada en 22 mil millones de dólares incluyendo deuda.
Durante varios meses se ha sentido inquietud entre los inversionistas de Cablevision por la oferta de la familia Dolan, que ha controlado al grupo de servicios de cable con sede en Nueva York desde que lo fundaran en 1973.

Aunque los Dolan aumentaron su oferta a 36.26 dólares por acción y al final garantizaron la aprobación de la oferta por parte de la junta directiva, varios inversionistas, incluyendo Gabelli Asset Management y T Rowe Price, siguen descontentos con la propuesta.

Ayer, Clearbridge, unidad de Legg Mason, el administrador de activos estadounidense propietario de 14% de participación en Cablevision, se sumó al descontento al decir que votaría en contra del acuerdo, pues "no siento que a los accionistas se les esté compensando de forma adecuada por el crecimiento del flujo de efectivo libre que se estima obtendrá Cablevision".

Se tiene programado que los accionistas de Cablevision emitan su voto sobre la transacción el 24 de octubre.

En un comunicado, James Dolan, director general de Cablevision, indicó que la familia no tenía intención de incrementar su oferta.

"En nombre de mis padres, hermanos y hermanas, quiero señalar enfáticamente que no se modificará la oferta aceptada por la familia para adquirir Cablevision", afirmó.

"Estamos en espera de la votación de la próxima semana y esperamos que la transacción sea aprobada, pero me gustaría subrayar que estoy completamente preparado para seguir encabezando la compañía como una empresa cotizada en bolsa en caso de no ser aprobada la transacción".

Las acciones de Cablevision registraron ayer una disminución de 2.3%, a 32.92 dólares, en las operaciones matutinas, al tiempo que los inversionistas se mostraban convencidos de que el acuerdo no será completado.

No obstante, debido a la presencia de Cablevision en la región de Nueva York, muchos consideran que la compañía es un atractivo objetivo de adquisición a largo plazo para operadores más importantes, como Time Warner y Comcast.

Además de ofrecer su servicio de cable a 4.5 millones de clientes en el área de Nueva York, Cablevision es propietaria de una cartera de activos de entretenimiento, como Radio City Music Hall y el equipo New York Knicks.