Buenos Aires - "Los humildes existimos", dijo el astro deportivo argentino Diego Maradona al festejar la consagración de Arsenal como campeón de la Copa Sudamericana-2007 la noche del miércoles en Buenos Aires, pese a la caída 2-1 ante el mexicano América.
Maradona, de 47 años, presenció desde un palco la final entre América y Arsenal, un humilde equipo de la periferia sur de Buenos Aires, que se quedó con el título luego de una campaña excepcional, en la que superó a poderosos como los argentinos River y San Lorenzo, y los mexicanos Chivas y América.

"Es el triunfo de la humildad contra el poder. Es como mi vida, los humildes existimos y esta noche lo demostró Arsenal contra el fuerte equipo de América", afirmó el ex futbolista, quien consideró que "no hubiese sido justo que ganasen los mexicanos".

En el encuentro jugado en el estadio de Racing Club (periferia sur), Arsenal cayó pero ante la igualdad en la diferencia de goles, hizo valer doble los tantos que marcó en la victoria por 3-2 en el partido de ida en el estadio Azteca mexicano.

Martín Andrizzi (83 minutos) marcó el gol que significó el título del equipo, después de que Cristian Díaz (17, en contra) y Juan Carlos Silva (63) adelantaran en la cuenta a las 'Aguilas' del América.