NOTIMEX
Sichuan, China.- Centenares de chinos continúan llegando hoy a hospitales cercanos a las zonas dañadas por el sismo del lunes, en medio del caos y la desesperación que han desbordado a los médicos y enfermeras que llevan más de 48 horas sin descanso.
No encuentro a mi hijo! íDónde está mi hijo!', gritaba desconsolada una madre en la entrada del Hospital Provincial de Chengdú, capital de la sureña provincia de Sichuan, la más afectada por el terremoto de 7.8 grados.

'Vengo desde el condado de Dujiangyan porque allá no lo encontré. Estaba en la escuela cuando se derrumbó y los servicios de rescate no logran dar con su paradero', explica a Notimex esta madre.

El Hospital Provincial de Chengdú, situado a unos 150 kilómetros del epicentro del temblor, es el que dispone de mayores recursos para tratar a los cientos de víctimas provenientes de las zonas más devastadas por el sismo.

La llegada de los equipos de rescate y del ejército a las regiones del epicentro ha provocado una marea de víctimas que se agolpan en hospitales y clínicas en busca de asistencia sanitaria urgente.

En el hospital de Chengdú las sirenas de las ambulancias, que provienen de regiones afectadas como Dujiangyan o Mianyang, se mezclan con los gritos y llantos de los familiares que buscan desesperadamente a sus familiares, mientras otros esperan en la calle a ser atendidos.

'La escuela se derrumbó y mi hija Wang quedó atrapada en los escombros. Fue rescatada y ahora esperamos a que sea atendida. Necesita un médico cuanto antes', explica la madre de la pequeña de tres años que tiene la cabeza vendada por las heridas.

'He pagado todo el dinero que tenía para que le dieran medicinas pero no me queda nada. Apenas puedo comprar comida y no tengo donde ir', agrega la mujer, quien espera en las tiendas de campaña habilitadas frente al hospital.

La mayoría de heridos tienen piernas o brazos rotos, así como quemaduras y cortes profundos. Muchos simplemente sufren estrés postraumático causado por el terremoto.

'La mayoría tiene heridas muy serias. Los equipos de rescate han tardado mucho en llegar y esto ha favorecido a que haya infecciones cutáneas', relata a Notimex una enfermera que confiesa que todo el personal del hospital 'lleva más de 48 horas sin dormir'.

'Estamos desbordados. Y todavía quedan muchos afectados por llegar', explica un doctor, rodeado por decenas de camillas con pacientes que necesitan operaciones de urgencia.

El balance oficial de víctimas supera ya los 14 mil, pero las autoridades temen que la cifra de fallecidos ascienda a más de 20 mil, a causa de la grave situación en la que se encuentran las zonas del epicentro del sismo.