El Universal
La ex funcionaria del gobierno foxista criticó la entrega del manejo del Programa Oportunidades a los gobiernos locales ya que, dijo, prevalecerá su uso discrecional y politizado
La ex titular de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CNDPI), Xóchitl Gálvez denunció en la Cámara de Diputados que los pobres son botín electoral de todos los partidos políticos, que en la búsqueda de votos dan o quitan la asistencia alimentaria, sin importarles que juegan con vidas humanas.

Expuso su preocupación de que al otorgar la Cámara de Diputados a los gobernadores el manejo del Programa Oportunidades en condiciones de entera libertad, prevalezca el uso discrecional y politizado de los apoyos.

"Esta corrupción es pareja entre los partidos políticos", dijo Gálvez al dar cuenta de la situación que padecen los niños indígenas, en el foro nacional que conmemora en el Palacio Legislativo los 20 años de la Convención de los Derechos del Niño.

Un niño del municipio más pobre del país, Cochoapan, Guerrero, tiene una esperanza de vida de 55 años, esto es 22 años menos que otro de Garza García, Nuevo León, en el extremo próspero, y ello se explica, porque el que crece en la marginación debe trabajar como jornalero agrícola, sin derechos, con obligaciones de esfuerzo productivo, lejano de la educación, la salud y la nutrición, expuso Xóchitl Gálvez.

Expuso su preocupación por el hecho de que el Presupuesto de 2010 haya sido diseñado para dar "absoluta libertad" a los gobernadores de usar los recursos y sin rendir cuentas a nadie, y más cuando se ha visto el uso discrecional de las acciones de política social.

Pidió que los gobernadores de los estados sean obligados a publicar los padrones de los programas alimentarios, a fin de impedir el uso electorero que denunció durante su exposición ante legisladores de la Comisión para la Atención de Grupos Vulnerables.

Además, reprobó los resultados del programa alimentario, ya que tiene mecanismos asistencialistas, que apagan la iniciativa de trabajo en las comunidades en que se aplica, ya que los beneficiarios sólo tienen que esperar la entrega del recurso.

"Muchos pueblos han dejado de ser productivos y emprendedores", cuando en realidad tienen población capaz, ya que no todos son ancianos ni todos tienen alguna discapacidad, indicó la ex funcionaria federal.