México, D.F. .- El presidente del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), el mexicano José Sulaimán, recordó hoy que los pobres son quienes nutren al deporte de los puños y por eso es justo que faciliten la entrada de la gente sin dinero a las grandes peleas.
"He tenido dos grandes metas, una que el boxeo vuelva a la televisión abierta, otra que los pobres puedan ir a las mejores funciones", señaló Sulaimán en una conferencia de prensa.

El dirigente celebró que hayan puesto a sólo 10 dólares el precio de una parte de los boletos para la pelea de marzo por el título mundial de peso pasado entre Oleg Maskaev (KAZ) y Samuel Peter (NIG) porque así los más humildes podrán asistir.

"El boxeo es una mano extendida a los pobres, rechazados por la sociedad", reiteró.

Al referirse al regreso de su deporte a la televisión abierta, dijo que en México la afición al pugilismo volverá a crecer y muchos jóvenes van a recuperar su amor por las peleas.

Sulaimán confirmó la celebración de la próxima convención del Consejo Mundial para China este año y dejó entrever que será una gran oportunidad para acabar con la prohibición del boxeo profesional en aquel país.

"Queremos ser nosotros quienes plantemos la bandera del boxeo profesional en China, un país que será más importante que Estados Unidos en un futuro no lejano", indicó.

Como parte de la reunión, China será sede de una función con una o más peleas de campeonato del mundo, y Sulaimán está esperanzado que las autoridades del país, a partir de ahí, despierten su interés por el pugilismo profesional.

Hoy también se confirmó la función del sábado próximo, en León, centro de México, con 12 peleas, una de ellas por el título mundial minimosca, entre los mexicanos Edgar Sosa y Jesús Iribe, y otra con Julio César Chávez, hijo del mejor boxeador mexicano de la historia, contra José Celaya, por el título continental súper welter.