Yamena.- Los rebeldes del Chad seguían marchando el lunes hacia el sudeste del país, aunque sus intenciones y su destino exacto siguen rodeados de incertidumbre, mientras se exige a Yamena que libere a los periodistas y opositores detenidos tras el fracaso de la ofensiva rebelde.
"Abandonaron Mongo (centro) tras varios días de ocupación, es una caravana de entre 200 y 300 camionetas en varios kilómetros de fila india en dirección a la zona de las tres fronteras" (Chad, Sudán y Centroáfrica), explicó a varios periodistas el comandante de las fuerzas francesas en Chad, coronel Paul Perié.

"Ignoramos su destino, no sabemos muy bien qué quieren hacer", continuó Perié, cuyos aviones sobrevuelan día y noche la columna rebelde tras su derrota en la batalla de Yamena los días 2 y 3 de febrero.

El acuerdo de cooperación técnica y militar que mantienen ambos países permite a Francia ayudar al poder chadiano.

La columna avanza hacia la zona de las tres fronteras, una región poco poblada y vigilada.

El lunes resultó difícil contactar con los rebeldes. "Estamos en movimiento", explicó a la AFP por teléfono por satélite Abakar Tollimi, uno de los líderes rebeldes.

A su vez, la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) denunció que la policía aprovechó las horas y días que siguieron a la retirada de los rebeldes para detener a varios periodistas.

Lo mismo ocurrió con varios opositores al presidente Idriss Deby Itno, cuya liberación "inmediata" fue exigida este lunes por Bruselas.

En un comunicado, el comisario europeo de Desarrollo, Louis Michel, reclamó "la liberación inmediata de esas personalidades de la oposición política no armada".

La principal coalición de la oposición chadiana, que denuncia la detención de tres de sus líderes principales, se expresó en los mismos términos.

"La Coordinadora de Partidos Políticos por la Defensa de la Constitución pide la libertad inmediata de todos los responsables secuestrados e ilegalmente detenidos", afirmó en un comunicado difundido en Yamena.