El Universal
El reto de la ley de medios es romper con el duopolio de las televisoras por medio de apertura mayor competencia; impulsar medios al servicio público sobre los comerciales y hacer a los ciudadanos partícipes en los canales de comunicación del Estado, asegura Javier Corral Jurado, presidente de la Asociación Mexicana por el Derecho a la Información (Amedi).
"No sólo es hacer una norma para los concesionarios, sino también para los radioescuchas y televidentes. Todo con el equilibrio que una ley necesita de quienes la operan y administran", aclara.

Para el ex senador panista -que junto con otros legisladores y ciudadanos presentaron una acción de inconstitucionalidad contra la ley Televisa- se debe aprovechar el "vuelo y el ritmo" del Congreso tras la aprobación de la reforma electoral.

"Nunca como ahora vale legislar sin prisa, pero sin pausa. Si se les da oportunidad a los intereses duopólicos se van a reacomodar y pueden reinstalar el chantaje y la amenaza", advierte.

En entrevista en sus oficinas de la Amedi, "una modesta casa, pero honrada", como el ex senador de la República la define, señala que estarán presentes en el proceso de discusión de la Ley de Radio, Televisión y Telecomunicaciones como observador al servicio de los ciudadanos.

-¿Cuáles son las prioridades para comenzar a discutir?

-Lo primero es retomar los esfuerzos legislativos que se han realizado en materia de actualización de las leyes de Radio, Televisión y Telecomunicaciones y que se concretan en varios proyectos de dictamen.

Recoger esa experiencia representaría una ventaja para una actualización de las leyes de radiodifusión en nuestro país.

Así como la sentencia de la Suprema Corte, donde no sólo se expulsó por inconstitucionalidad de la llamada ley de medios y varios artículos completos, sino que en ella se asientan criterios e interpretaciones importantes para orientar el trabajo legislativo.

-¿Cómo llega el Congreso al análisis de la ley tras la campaña mediática en su contra?

-Están dadas las condiciones y estamos frente a un momento reformador de la radio y la televisión, por ello no pueden permitir que se reinstalen los intereses de los poderes fácticos.

-¿Impulsar medios públicos?

-La radio y la televisión tienen que dejar de ser un asunto entre concesionarios y gobierno. El reto no sólo es hacer una norma para los concesionarios sino también para los radioescuchas y televidentes, que les asegure derechos, que los tome en cuenta en la planeación de los canales del Estado y que respete su derecho de réplica. El reto de la reforma es hacer leyes al servicio de la sociedad con el equilibrio que una legislación necesita de quienes la operan y administran.