Ankara.- Los turcos aprobaron este domingo, sin sorpresas pero también con una participación escasa, la elección de su presidente por sufragio universal, una de las reformas planteadas en un referéndum que se vio empañado por un ataque kurdo al ejército en el suroeste del país.
Según los últimos resultados publicados por las cadenas de televisión hacia las 17H00 GMT tras el recuento de los dos tercios de los sufragios, el 70,3% de los electores aprobaron el proyecto sometido a referéndum, mientras que el 29,6% votó "no".

Tal como estaba previsto, la tasa de participación fue baja: 42,6% según el recuento en marcha, en una consulta celebrada menos de tres meses después de las elecciones legislativas anticipadas.

Unos 42,6 millones de electores estaban convocados a las urnas en 134.000 colegios electorales, en los que en las primeras horas hubo poca afluencia.

La reforma sometida a referéndum proponía la elección por sufragio universal del presidente del país para un mandato de cinco años renovable una sola vez. Actualmente, el jefe del Estado es elegido por el Parlamento para un mandato único de siete años.

También propugnaba la celebración de elecciones legislativas cada cuatro años, en lugar de cada cinco como ahora.

El Partido de la Justicia y del Desarrollo (AKP, en el poder), impulsor de las reformas, hizo campaña por un "sí" masivo, mientras que la oposición llamó a los electores a votar "no" o a abstenerse.

La semana pasada, el AKP hizo aprobar en el Parlamento una enmienda al proyecto para evitar un eventual recurso jurídico contra la validez del mandato de siete años del actual presidente Abdulá Gul.

Según varios juristas, la formulación de una de las disposiciones del proyecto habría obligado al presidente, elegido en agosto por los diputados, a someterse a la votación popular en un plazo de 40 días.

El mencionado artículo declaraba que el undécimo presidente sería elegido por el pueblo. Gul ya es el undécimo presidente turco.

Los turcos están poco acostumbrados a los referendos, el último de los cuales se remonta a 1988, y las cadenas de televisión difunden desde hace días reportajes que ponen de manifiesto la falta de información de los electores.

El partido del primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, trabaja ya en una nueva Constitución que sustituirá a la actual, heredada de los generales tras un golpe de Estado en 1980.

Cuando los turcos empezaban a votar llegaron las primeras informaciones del ataque de los insurgentes, el más mortífero desde que el separatista Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) empezó su lucha armada hace 23 años en el sudeste del país.

Doce soldados turcos murieron, ocho estaban desaparecidos y otros 16 resultaron heridos en un ataque lanzado en las primeras horas del domingo por los independentistas del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) contra un batallón en la provincia de Hakkari, cerca de la frontera iraquí. En los enfrentamientos, 32 rebeldes perdieron la vida.

Esta es la primera operación rebelde importante desde que el Parlamento turco decidió el miércoles autorizar, en caso de necesidad, las incursiones militares en el norte de Irak para atacarbases rebeldes.

Bagdad y Washington se oponen a una operación "unilateral" de Turquía en el norte de Irak, cuyos dirigentes anunciaron que resistirán frente a una incursión militar turca en su territorio.